13 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Más de $1.700 millones han perdido los productores de plátano en Quindío por causa del invierno

30 de julio de 2010
30 de julio de 2010

En la última semana, los fuertes vientos les hicieron perder a los productores de plátano más de $170 millones. La Secretaría de Desarrollo Económico, Rural y Ambiental de Quindío busca implementar un seguro agrícola, complementario para medianos y grandes productores.

Las autoridades reportan que desde que inició la ola invernal, los vendavales han arrasado más de 360 hectáreas de plátano, convirtiendo a los cultivadores de este producto en los más afectados. Se calcula que, en lo corrido del año, la cifra de pérdidas es, aproximadamente, de $1.700 millones.

Los más afectados son los campesinos que tienen sus cultivos en Montenegro, en particular el corregimiento de Pueblo Tapao, Armenia y La Tebaida.

Ramiro Chica Angana, administrador de la Finca Las Gaviotas en Pueblo Tapao, aseguró que los vendavales les han ocasionado pérdidas que superan los $60 millones y explicó que la platanera deja utilidades de más o menos $30 millones por mes, lo que significa que habrían perdido el equivalente a dos meses de trabajo.

Según Chica, lo único que pueden hacer es recuperar lo poco que el viento les dejó en la platanera.

Eduardo Jaramillo Cano, administrador de la finca La Italia, señala que en este trabajo ya está acostumbrado a estos fenómenos naturales y, por eso, aseguró las 18 hectáreas de plátano desde el año pasado. "Cuando un vendaval nos hizo perder todo decidimos asegurar el cultivo. Este último pegó duro, pero sólo nos arrasó con la mitad de lo sembrado", manifestó.

La platanera que administra Jaramillo estaba lista para recoger, razón por la que no ocultó su preocupación y dijo que las ganancias se pueden convertir en gastos, hasta que no trámite el seguro agrícola. "No podemos calcular las pérdidas reales, porque creo que no cubren todo lo que se perdió", dijo refiriéndose a la mano de obra.

Según Carlos Alberto Gómez Chacón, secretario de Desarrollo Rural del Departamento, las pérdidas no solo fueron en cultivos de plátano, sino también en otros productos agrícolas como el banano, el fríjol y el maíz, pero en menor dimensión, comparado con lo sucedido al plátano. "En el 2009 se perdieron por el invierno 200 hectáreas de plátano, mientras que en lo corrido de esta temporada ya casi duplicamos esa cifra, sin contar con que los vientos que casi siempre acaban con el plátano son los que llegan en agosto y septiembre", aseguró el funcionario.

Gómez agregó que están evaluando las consecuencias del último vendaval, para empezar con el pago del seguro agrícola, pero aclaró que este solo cubre a los pequeños productores. "Para medianos y grandes productores que no están asegurados les ofrecemos el seguro agrícola complementario", explicó el secretario y añadió que para prevenir estos problemas, los productores deben sembrar árboles que mitiguen el impacto de los vientos. "La Secretaría les ofrece las barreras naturales sin costo alguno, ellos solo se deben encargar de la siembra", concluyó el funcionario.