13 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ley de Justicia y Paz ha permitido esclarecer 45.000 hechos criminales

10 de julio de 2010
10 de julio de 2010

En cuanto a verdad judicial fueron aclarados 45.000 hechos criminales, 16.000 de ellos homicidios”, indicó Santos Calderón, al presentar este sábado el balance de su gestión en estos ocho años de Gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez, durante el Consejo Comunal de Gobierno 302, en Riohacha.

Dijo que hay 34.377 homicidios en proceso de verificación, 1.148 masacres, 1.520 casos de reclutamiento de menores, 2.786 desapariciones forzadas, 3.607 casos de desplazamiento forzado, 297 casos de tortura, 34 casos de violencia sexual y 1.123 secuestros. “Estos hechos jamás se habrían logrado esclarecer sin la Ley de Justicia y Paz”, afirmó Santos Calderón.

Indicó que 280.000 víctimas están haciendo sus reclamos, lo cual no tiene antecedentes en el país, y comparó los logros obtenidos durante la vigencia de la norma en Colombia con decisiones similares tomadas en otras naciones.

“Para darles una idea de la magnitud de lo que representa este logro, mencionaría que según una publicación de Paul Van Zyl, el Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia utilizó 500 millones de dólares durante 18 años y ha logrado menos de 20 condenas definitivas. En el Tribunal Penal establecido para Ruanda se invirtieron 700 millones de dólares durante 7 años y produjo 10 condenas. Los Tribunales de Sierra Leona y Timor Oriental han proferido un promedio de 30 condenas cada uno”, señaló el Vicepresidente.

Explicó que en materia de reparación a víctimas, 11.000 familias recibieron reparaciones en el 2009 por valor de 200.000 millones de pesos, y en el 2010, 15.000 familias recibirán indemnizaciones por 300.000 millones de pesos. Además, otras 150.000 víctimas han recibido otro tipo de apoyos del Estado.

Agregó que también son notables los avances en verdad histórica, con procesos ya definidos en las poblaciones de Trujillo, la Rochela, Samaniego, Córdoba y Sucre, Bojayá, India, San Carlos, El Salado, Segovia. “Todo, gracias a la Ley de Justicia y Paz, modelo mundial que empieza a ser reconocido”.

Señaló que el reto principal es la restitución de tierras, pues “los procesos toman muchos años y se necesita un modelo de justicia transicional para este tema. Igualmente, la reparación requiere gradualidad y esfuerzos fiscales adicionales”.
Puntualizó que la Ley de Justicia y Paz, “por su enfoque integral, por su compromiso con las víctimas, es un proceso sin antecedentes, único en el mundo, como me lo dijo el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Ocampo Moreno”.