13 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Inteligencia venezolana detuvo a comandante paramilitar colombiana en Táchira

28 de julio de 2010
28 de julio de 2010

"Logramos la captura de la comandante 'Sandra', de nombre Sandra Patricia Barrero Cardozo. Esta ciudadana fungía como comandante de una célula paramilitar que operaba en la zona norte de La Fría (Estado Táchira)", informó el jefe de la policía científica del estado Táchira, Jhonny Márquez.

El enviado especial de teleSUR al estado Táchira, Jordan Rodríguez, informó que la detenida "es una ciudadana colombiana de 32 años, cuyo nombre es Sandra Patricia Barrero Cardozo, presuntamente miembro del (grupo paramilitar) las Águilas Negras".

De acuerdo con las informaciones a las que pudo acceder el enviado especial de teleSUR, "Esta persona estaría implicada en el asesinato de un alcalde venezolano y también de un escolta de otro alcalde en la zona fronteriza de La Fría (Estado Táchira)".

Márquez especificó que alias 'Sandra' tiene dos órdenes de aprehensión emitidas por la justicia venezolana, una de estas por el asesinato de una alcaldesa tachirense en el año 2009.

De acuerdo con las autoridades, la paramilitar fue capturada junto a otras cinco personas que se dedicaban "a la extorsión, secuestro y sicariato en la zona".

El Comandante del Cicpc  destacó que este grupo fue desmantelado y en su intervención fueron detenidos Robert Centeno Sanchéz; alias "El Chispa", Fernándo González Vergara; alias "El Nando", Yeison Alfonzo Sánchez Quintero, Jesús Manuel Martinez; alias "El Negro" y Danis Fuentes Ortega.

El grupo paramilitar al que 'Sandra' presuntamente está vinculada, "Las Águilas Negras", está dedicado básicamente al crimen organizado.

Ese grupo armado nació hace dos años en el departamento de Norte de Santander (nororiente) y ha ocupado espacios dejados por los llamados paras, especialmente en las  regiones de  Santander (nororiente), Cesar (noreste), Caquetá (suroriente) y Antioquia (noroccidente).

Los paras fueron supuestamente desmovilizados por la administración de Álvaro Uribe, en medio de un programa de Gobierno que promovió la llamada Ley de Justicia y Paz, reglamento que sólo otorga penas de 5 a 8 años por delitos graves incursionados por paramilitares como masacres y secuestros.

El Gobierno del presidente Álvaro Uribe impulsó un reglamento conocido como  "Ley de justicia y paz (Ley 975)", que posteriormente fue aprobada por el Congreso y entró en vigencia el 25 de julio de 2005. Desde entonces el instrumento legal ha sido condenado y criticado por sectores sociales.

Un informe publicado por una Organización no Gubernamental (ONG) colombiana reveló que la Política de Seguridad Democrática, impulsada por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, desde que llegó al poder ha llevado a una "nueva generación de paramilitares".
 
teleSUR – Afp /ld-PR