9 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fondo Económico para apoyar a regiones más pobres y reforma política, plantea Benedetti

21 de julio de 2010
21 de julio de 2010

Benedetti asumió la Presidencia del Senado en representación del Partido de la U y con el apoyo de los partidos y movimientos que integran el Poder  Legislativo, ante quienes se comprometió a trabajar por darle una nueva dinámica a las cámaras y a recuperar el poder que ha perdido, inclusive abriendo un debate sobre las facultades que ha ido perdiendo frente a las otras ramas del poder. “Trabajaremos por hacer del Congreso de Colombia un parlamento respetado y respetable”.

Al sustentar la necesidad de trabajar sin mayores dilaciones por la periferia, donde viven al menos el 60% de los más pobres del país afirmó que hoy los recursos del Estado están siendo asignados de manera regresiva teniendo en cuenta que se otorgan en mayor proporción a las regiones de mayores ingresos.

Benedetti explicó que la propuesta del Fondo tendría dos componentes centrales: el primero, la nivelación de recursos entre las regiones del país y el segundo sería destinado a la financiación de proyectos de impacto regional. Para compensar las necesidades reales de los municipios periféricos –que hoy viven de los recursos locales que generan y de las transferencias del Gobierno- se requerirían 1.6 billones, que saldrían del aumento de los recaudos por impuestos sobre la renta en un 6,5% anual.

El segundo programa del Fondo sería destinado a la generación de proyectos de impacto regional que cubran los déficit en salud, educación e infraestructura para la competitividad, para lo cual serán necesarios unos 7.2 billones que podrían salir de las regalías indirectas que en 2008 fueron más de 1.4 billones de pesos.

Esta nueva orientación de recursos, advirtió el Presidente del Senado, quien fue elegido por unanimidad, debería ir acompañada de medidas  para garantizar la transparencia en el manejo de los recursos públicos y del seguimiento y control de Planeación Nacional y las propias comunidades.

Benedetti propone medidas urgentes para combatir la corrupción al sufragante, la elaboración de mapas de riesgo, estímulo a las denuncias ciudadanas contra responsables de conductas inadecuadas y  combate a la trashumancia electoral.

Igualmente dice que se debe abordar el tema de la financiación de los partidos y las campañas electorales y habrá que tomar medidas muy rigurosas que impidan que la contratación pública se convierta en una herramienta ilegal y selectiva para el financiamiento de los candidatos

“Creo que parte de las vicisitudes del Parlamento provienen de la falta de una adecuada atención al control del resultado, al producto parlamentario por excelencia: La ley”, sostiene.

“Como las empresas de mercado, urge que pongamos énfasis en verificar la calidad de este producto que lanzamos al gran público que consume y utiliza la Ley. Creo que llegó la hora de acordar con las Cortes sistemas de verificación del producto y de las consecuencias de toda índole que el producto parlamentario ocasiona en la vida social. Y tal vez de contratar con las universidades el auxilio técnico que esta tarea precisa”, afirma.

Para Benedetti uno de los retos del Congreso es recuperar la legitimidad, la autonomía y el funcionamiento del Congreso y de los partidos. “Nuestro Congreso debe ser respetado y respetable”.

“Hoy en día el poder es ubicuo. Está en los círculos tecnocratizados, en las grandes instancias burocráticas, en los flujos del poder corporativo y  mediático, en los procesos desregulatorios que transfieren a instancias internacionales las decisiones internas. También en la sobreactuación creciente de todos los presidencialismos, alimentados por los otorgamientos ligeros de facultades extraordinarias y la sumisa actitud de unos parlamentarios que abdicaron sistemáticamente a todas las autonomías”

Es responsabilidad de estas democracias llamadas postparlamentarias saber donde están los nuevos agentes de poder y la decisión. “Es nuestra tarea asumir durante las próximas cuatro legislaturas estas reflexiones. Que vengan hasta aquí las Altas Cortes, la Academia, las Universidades y la Sociedad Civil a discutir en el Congreso, que es la casa de todos, el escenario donde se deben debatir los grandes temas nacionales, las tensiones de una sociedad tan compleja como la nuestra”.