16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

527 políticos podrían ser procesados por lesa humanidad

15 de julio de 2010
15 de julio de 2010

De acuerdo con cifras que lleva la Corporación Nuevo Arco Iris sobre la ‘parapolítica’, dentro de estos procesos se abrieron investigaciones a 107 parlamentarios y ex parlamentarios, entre los que hay 33 presos por orden de la Corte
Suprema de Justicia; 15 han sido condenados hasta el momento, en tanto que se siguen indagaciones a 420 políticos locales, como alcaldes, concejales, diputados, gobernadores, etc.

El martes, la Corte Suprema decidió iniciar indagación a los ex congresistas Dieb Maloof, Luis Eduardo Vives, Alfonso Campo Escobar, Mauricio Pimiento, Salomón Saade, César Pérez, Mauricio Pimiento y Jorge Castro Pacheco.

Consultado sobre el tema, el constitucionalista Jaime Castro Castro, sin ahondar en las repercusiones penales, aseguró que la decisión en términos políticos es una bomba de tiempo porque compromete a un buen número de congresistas. “Hablar de delitos de lesa humanidad en cabeza de miembros destacados de la clase política, eso es bien explosivo, no es una decisión menor”, aseveró el Jurista.

Entre tanto, para el presidente de la Corporación Nuevo Arco Iris, León Valencia, la decisión del alto tribunal está plenamente justificada, por cuanto la ‘parapolítica’ no se limitó a un concierto para delinquir en relación con el constreñimiento al elector, o utilización ventajosa de la violencia para presionar votaciones a favor de uno u otro candidato, sino que fue también una violación masiva de derechos humanos, con masacres, desapariciones o torturas.

Precisó Valencia que, en su momento, “fue posible constatar que a la gente la mataban para enviar mensajes, para controlar los territorios, para controlar el poder político local, para obligar a votar en una dirección o en otra” , y agregó que “creemos que en eso no todo mundo participó activamente, pero muchos de ellos fueron determinadores de esos hechos; conocían que se estaban haciendo y los impulsaban”.

Anotó que por esa circunstancia fue que, conjuntamente con Claudia López, participaron en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, en Washington, vinculando los casos de ‘parapolítica’ con violación masiva de los derechos humanos, siendo admitida tal denuncia. Aseguró que la Comisión terminó concediéndoles la razón de que hay una abierta violación masiva de derecho humanos.

Las consecuencias de la decisión de la Corte, según León Valencia, son: las personas que sean juzgadas por delitos electorales también pueden serlo por otros crímenes, con lo cual se pueden ampliar las condenas más allá de las que tienen; a los parapolíticos también se les podría obligar a reparar víctimas y a poner sus recursos y su economía para repararlas, porque no solo estuvieron en la violación de los derechos electorales sino de los derechos primarios. En tercer lugar, son crímenes que no prescriben, porque son de lesa humanidad, y si no se juzgaran bien en Colombia también tienen posibilidades directas internacionalmente.

La Corte explica

De acuerdo con la Corte Suprema de Justicia, al abrir investigación preliminar por delitos de lesa humanidad a congresistas vinculados con el paramilitarismo, lo que se quiere es establecer si tales políticos incurrieron en delitos como homicidios, desaparición forzada y tortura, entre otros.

El alto tribunal busca analizar las conductas cometidas por los jefes paramilitares, y si en esa actividad los congresistas indagados pudieron haberles colaborado, convirtiéndose en lo que la Corte llama “aparatos organizados de poder”.

Así, congresistas condenados por concierto para delinquir también podrían resultar incriminados o absueltos.