3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Senadora Cecilia López renuncia al Partido Liberal

23 de junio de 2010
23 de junio de 2010

“No considero coherente apoyar sin beneficio de inventario la continuidad de unas políticas a las que el Partido le hizo oposición durante ocho años”, destaca la senadora en la carta que le envió a Rafael Pardo Rueda, director de la colectividad.

El texto de la carta es el siguiente:

Bogotá, D.C. Junio 23, de 2010

Doctor
RAFAEL PARDO
Director
Partido Liberal Colombiano
Bogotá, D.C.

Estimado Doctor Pardo:
Lamento profundamente haberme enterado sólo a través de los medios de comunicación, de la decisión tomada por la bancada del Partido Liberal en su reunión de ayer, a la cual no fui invitada.

Como se lo expresé personalmente, no considero coherente apoyar sin beneficio de inventario la continuidad de unas políticas a las que el Partido le hizo oposición durante ocho años. Soy una liberal convencida de que los principios de la colectividad tales como la equidad; el Estado como responsable del desarrollo; la progresividad en la política fiscal; la descentralización; el respeto por los derechos humanos; los derechos de todos los ciudadanos como eje de la política social; y el rechazo al asistencialismo, entre muchos otros, hoy más que nunca deberían orientar la política pública y la asignación de sus recursos.

Con profundo dolor me aparto de esta decisión de las Bancadas del Partido porque considero fundamental mantener mi independencia como Liberal frente al nuevo Gobierno. Y si esto significa renunciar al partido, por favor acepte esta como mi renuncia irrevocable. Sin embargo, sí dejo en claro que no renuncio a ser liberal y que seguiré siendo liberal hasta la muerte.

Tenga usted la seguridad de que desde mi esquina seguiré luchando para que esos principios defendidos por grandes líderes liberales del pasado como Gaitán, López Pumarejo, Carlos Lleras y Luis Carlos Galán, no mueran y resurjan con más fuerza hasta que se logre finalmente que la gente, la transparencia y la ética vuelvan a ser los valores que orienten el destino de Colombia.

Con el corazón en la mano pero con la cabeza en alto, me llevo conmigo mi bandera blanca, esa de los derechos, de la lucha por los menos favorecidos y de la oposición clara, justa y con razones. Creo que no hay democracia en una sociedad si no existe una alternativa de poder y si no se tiene la posibilidad de ejercer una oposición seria y constructiva. Con el bienestar del país en mente, seguiré con rigurosidad la evolución del nuevo gobierno y estaré lista a realizar el control ciudadano que se necesite en el momento indicado.

Me queda la esperanza de que el Liberalismo no es sólo las bancadas del Partido sino también sus bases, esos millones de hombres y mujeres, jóvenes y viejos que sueñan con un país y con una política distinta. Esas voces también deben ser escuchadas. El Liberalismo es el que está llamado a hacer las grandes transformaciones que aún nos falta por hacer y a cumplir con darle respuesta a los anhelos de la sociedad de nuestro tiempo con imaginación e innovación. Más que nunca, esas voces tienen en mí una vocera y un apoyo para seguir abanderando nuestros principios liberales que no dejaré desaparecer.
Un cordial saludo,

Cecilia López Montaño