5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«El rescate, una operación de alta cirugía»: Silva

14 de junio de 2010
14 de junio de 2010

“Estos tres secuestrados por los narcoterroristas de las Farc hace más de una década estaban ilegalmente torturados y retenidos, y gracias a un trabajo cuidadoso de inteligencia a cargo del Ejército, y al impecable desarrollo de una operación de Fuerzas Especiales con 300 hombres, que lograron sin ninguna baja y sin poner en riesgo la vida de los secuestrados, devolvernos nuestros hombres”, sostuvo el ministro.

Silva aseguró que los rescatados se encuentran en buen estado de salud y serán evacuados del área para ser trasladados a Bogotá en las próximas horas.

“Ellos están en muy buen estado de salud, hemos podido hablar con ellos en el sitio donde están en este momento y sus familias ya están enteradas (…) “Dadas las condiciones del terreno y la hora, no fue posible, para no correr ningún riesgo, sacarlos de la zona. Están protegidos por 300 hombres y llegarán mañana por la mañana a Bogotá, para ser atendidos como héroes, que es lo que se merecen”, expresó.

El alto funcionario dijo además que se están realizando operaciones en medio de la selva para encontrar al coronel William Donato Gómez que también se encontraba cautivo en el lugar del rescate.

“Hoy la Fuerza Pública colombiana tiene una reputación nacional impecable, el inmenso respaldo de todos los ciudadanos que a nivel internacional demuestra todos los días que es la Fuerza más profesional y eficaz que hay en el continente y una de las más eficaces del mundo”, dijo.

Y puntualizó: “Estamos felices. Nuestros secuestrados no están solos. Esto lo demuestra”.

La siguiente es la declaración del Ministro de Defensa, Gabriel Silva Luján, tras el rescate, por parte de la Fuerza Pública, del general Luis Herlindo Mendieta Ovalle, del teniente coronel Enrique Murillo Sánchez, y del sargento primero Arbey Delgado Argote:

“En este día glorioso para el país, el Ejército y la Fuerza Pública estamos inmensamente satisfechos con el resultado del trabajo de nuestro Ejército y el apoyo de todas las Fuerzas Militares y la Policía para lograr el rescate del general Luis Herlindo Mendieta Ovalle, del teniente coronel Enrique Murillo Sánchez, y del sargento primero Arbey Delgado Argote.

Estos tres secuestrados por los narcoterroristas de las Farc hace más de una década estaban ilegalmente torturados y retenidos, y gracias a un trabajo cuidadoso de inteligencia a cargo del Ejército, y al impecable desarrollo de una operación de Fuerzas Especiales con 300 hombres, que lograron sin ninguna baja y sin poner en riesgo la vida de los secuestrados, devolvernos nuestros hombres.

Esto demuestra una vez más que la Seguridad Democrática y la actitud de firmeza es el camino correcto para devolverles a todos los colombianos la libertad, devolverles a todos los colombianos la tranquilidad; la demostración de la alta moral de nuestra Fuerza Pública y de la capacidad, que es ya reconocida mundialmente, de nuestros hombres, para realizar operaciones impecables, sin mancha, con pleno éxito.

Nuestros secuestrados no están solos. Esto lo demuestra. No estaban solos nunca.

Trabajamos con los Altos Mandos todas las semanas y todos los días, recibiendo las informaciones, planeando las operaciones, cruzando los dedos a veces para rogarle a Dios que nos diera la suerte y la bendición de tenerlos con nosotros.

Gracias a Dios, a la integridad de nuestra Fuerza Pública, al profesionalismo de las Fuerzas Especiales y a la valentía del Ejercito Nacional, tenemos hoy de regreso a esto hombres que están con nosotros ya, y llegaran aquí en las próximas horas.

Dadas las condiciones del terreno y la hora, no fue posible, para no correr ningún riesgo, sacarlos de la zona. Están protegidos por 300 hombres, en buen estado de salud, y llegarán mañana por la mañana a Bogotá, para ser atendidos como héroes, que es lo que se merecen.

Hemos hecho un trabajo permanente para recuperar estos secuestrados y todos los demás. Rogamos a Dios que lo que vimos hoy se siga dando. Y confiamos plenamente en que así va ser.

La unidad de la Fuerza Pública, su alta moral, su dedicación, nos garantizan a victoria.

Igualmente, debemos señalar que a estos oficiales y al suboficial recuperados se les ha dado todo el tratamiento de dignidad que les corresponde. Han ascendido en todos los grados y hemos protegido sus familias. Y por ellas y por toda Colombia nos alegramos profundamente.

Bienvenidos a casa nuestros hombres. Les damos a ellos desde aquí un saludo de corazón, una inmensa alegría. Y esto demuestra que la confianza que ha depositado el país, los colombianos, en esta operación y este esfuerzo han valido la pena.

Hoy la Fuerza Pública colombiana tiene una reputación nacional impecable, el inmenso respaldo de todos los ciudadanos que a nivel internacional demuestra todos los días que es la Fuerza más profesional y eficaz que hay en el continente y una de las más eficaces del mundo.

Estamos felices. Nuestros secuestrados no están solos. Esto lo demuestra”.