21 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El viejo acueducto de Marquetalia se resiste a morir

10 de junio de 2010
10 de junio de 2010

Hasta hace  tres años todavía prestaba el servicio como auxiliar cuando el actual interrumpía su conducción por circunstancias inesperadas. Actual acueducto de San Juan: ubicado en la vereda San Juan,  10 kilómetros del centro, ha presentado problemas por  (interrupción de tubería por avería, derrumbes, caída de árboles, etc.).

Esta es una de la fugas que con mucho sigilo y cuidado hallaron funcionarios de la Empresa cuando no llegaba el agua a la población; tuvieron que recorrer metro a metro el trayecto y a escasos 3000 metros fue hallada internada en el rastrojo y enterrada.

En 1985 se construye  la planta de tratamiento, quedando para su servicio los dos acueductos pero en los últimos años dejaron por fuera el acueducto de Penagos dando algunas razones como: bajo caudal de agua, conducción construida hace 50 años está muy baja, falta de ventosas, materiales utilizados cumplieron su vida útil, entre otros.

Hasta hace 25 años era la única fuente que los marquetones tenían para el beneficio cotidiano de su preciado líquido. Ahora son dos, pero el problema se duplica.

Karen Charry López funcionaria de la entidad en la localidad manifiesta que por falta de proyectos y presupuesto no ha sido posible hacer la inversión necesaria.

Empocaldas, entidad encargada de la administrar del servicio de agua y alcantarillado parece que ha olvidado los beneficios que  hasta hace pocos años nos brindaba el “Viejo Acueducto de Penagos”. Pero los marquetones saben lo que les pertenece.

Hace un mes se presentó interrupción en la conducción del servicio, como consecuencia dejó tres días sin el recurso hídrico a la población, teniéndose que pedir apoyo a los municipios vecinos para transportar el agua a las comunidades.

Falta de acompañamiento de la comunidad de su entorno, que debe asumir una concientización y sensibilización ambiental, el olvido en el mantenimiento de la vieja conducción y la falta de tratamiento de sus aguas, son algunas de las razones que argumentan la empresa y el municipio para que no se utilice el poco caudal para una emergencia.

Ante esta situación que se ha presentado, la administración municipal, los ediles concejales, líderes en general buscan estrategias para darle nuevamente el servicio adecuado al viejo acueducto y que continúe sirviéndole a la  comunidad como medida de amortiguamiento en los casos fortuitos.

La omisión en presentar proyectos, y la poca importancia de las entidades con injerencia en su buena administración para darle la prioridad necesaria hace que sigamos en las mismas circunstancias, no previendo que a corto plazo se dé una realidad solución.