20 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

TLC, con soluciones Agroindustriales

20 de mayo de 2010
20 de mayo de 2010

Los TLC, que en el futuro se firmen, deben llevar implícita la cláusula de los derechos que deben tener los pequeños y medianos productores a la, agro – industrialización, de todos los productos suscritos en el Tratado, para que sus similares ingresen a nuestros mercados en igualdad de condiciones. Pero, para esto se requiere que en las respectivas mesas de negociación se acrediten personas muy expertas y conocedoras de cada sector productivo.

Como consecuencia de lo anterior, el debate que se está presentando al interior de la firma del Tratado de Libre Comercio, TLC, entre la Unión Europea UE, y Colombia, en relación con los productos lácteos, no deja de ser preocupante, pero al mismo tiempo es un campanazo de alerta, puesto que, nos está abriendo los ojos, para que en  la legalización de los futuros tratados que se encuentran en curso o listos para firmarse, como en el caso de Canadá y Panamá, entre otros, se apliquen de una vez las medidas preventivas para protegerlos, de los, que ingresarán a nuestro mercado, y que de no tomarse los correctivos necesarios, nuestros productores agrícolas llevarán todas las de perder.

Simple y llanamente, el temor de los empresarios de lácteos, es el mismo de todos los productores del Sector Agrícola, por la precaria industrialización de nuestros productos, puesto que muy seguramente ingresarán a nuestros mercados, sino libres de arancel, por lo menos con un escaso porcentaje; con controles de calidad muy por encima de los nuestros. Por esta razón, las diferentes agremiaciones deben exigir del gobierno, se les de protección con el fin de evitar ver menguados sus mercados internos.

Es mucho lo que se ha hablado sobre programas de, agro – industrialización, sin embargo, es muy poco lo que se ha avanzado, no obstante los continuos foros y seminarios realizados a muy altos costos, en varias ciudades del País, con resultados sumamente precarios.

Para lograr un programa objeto, de agro – industrialización, se requiere indudablemente seguir los siguientes pasos fundamentales, que son los mismos modelos que se aplican en la mayoría de los países del mundo:

1º- Diseñar el mapa productivo de la región, en relación con el producto sujeto de cultivo y posterior industrialización. Con estudio de suelos y sistema de riego de acuerdo a las circunstancias.

2º- Valoración del recurso humano, frente a los procesos de desarrollo, sin desviarlos de sus áreas de entorno, fortaleciendo sus conocimientos sobre el producto en el cual exista una mayor habilidad y experiencia.

3º- Con fundamento en las dos premisas anteriores, se procede a conformar la Cadena Productiva, con sus correspondientes, nueve eslabones, los cuales deben guardar estrecha concordancia entre uno y otro.

4º- Alianzas Estratégicas: con la alianza estratégica, se busca una mayor producción con idénticos controles de calidad, no importa donde se encuentren los cultivos, puesto que, el lenguaje de comunicación entre los mismos, ya está preestablecido de conformidad con una gerencia de coordinación.

5º- Agotados los primeros cuatro requisitos, los factores de productividad y competitividad, saltan a la vista, puesto que, en la valoración del Recurso Humano frente a los procesos de desarrollo, está la mayor parte de la rentabilidad de la producción.

La industrialización del Sector Agropecuario en nuestro País, no puede continuar haciéndose con discursos disonantes de los Ministros de turno, que a la fecha y con todo el presupuesto que se han comido con tanta retahíla, aún no se ha empezado lo más importante para acceder a los mercados internacionales, y es la agricultura orgánica, que se está imponiendo a pasos agigantados, requisito indispensable para ingresar nuestro productos a los mercados: Estadounidenses, Europeos, Asiáticos y buena parte de los Centroamericanos y de Caricom.

Continúo creyendo que la Ley Marco Agroindustrial, es la única solución a los ingentes problemas del sector. Esperamos que el nuevo presidente, entienda este mensaje, toda vez que el presente, y los anteriores, han hecho caso omiso de esta recomendación sencilla y llanamente porque no es iniciativa de la clase política tradicional.  

[email protected]
[email protected]