24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sesenta casas consumió un incendio en Riosucio, Chocó

2 de mayo de 2010
2 de mayo de 2010

Con baldes, poncheras, mangueras y apoyados por motobombas más de un centenar, 60 soldados y 20 policías intentaban sofocar el incendio a falta de un cuerpo de bomberos y personal de la Defensa Civil.

Las llamas pasaban de techo en techo avivadas por el viento mientras varias cadenas humanas pasaban recipientes de agua desde el río Atrato. En tanto, otras personas formaban pantano para tratar de extinguir el incendio que solo hacia las 10:00 p.m. se pudo controlar.

Al parecer la emergencia se originó en este barrio residencial por la explosión de una pipeta de gas en un bar llamado 'El cucarachero de José Pescao'.

"Ese sitio está iluminado con velas y al parecer una de ellas estaba muy cerca de una  pipa (de gas), la calentó y fue cuando se produjo la explosión a eso de las siete de la noche"", explicó Darío Cárdenas, personero de este municipio del norte del Chocó a orillas del río Atrato.

Por su parte, la alcaldesa de Riosucio, Rosa Emilia Moreno informó que a primera hora de este domingo la Gobernación del Chocó y el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres le informaron que enviarán una comisión de socorro para evaluar los daños y entregar las primeras ayudas.

"Hasta ahora todo el mundo nos respalda por teléfono pero no hubo apoyo de la Fuerza Aérea ni otro organismo para superar esta emergencia. A todos los habitantes y la fuerza pública nos tocó pasar este susto solos", dijo la mandataria local con impotencia por la precaria situación de las 500 personas afectadas.

A esta hora entre los habitantes del barrio Benjamín Hiralgo de Riosucio ya corre el rumor de que el incendio fue un "castigo divino" por la presencia en un sector residencial de un bar donde se ejerce la prostitución.

De hecho, la Personería municipal instauró una tutela respaldada por centenares de firmas el viernes pasado para buscar el cierre y reubicación de este lugar que atenta contra los derechos de los residentes del sector.

"Desde que se abrió ese lugar se pidió a su dueño que lo reubicara y a las mismas autoridades se les insistió para cerrarlo, ahora después de lo que pasó la gente confía que así sea", concluyó el personero de Riosucio.