30 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

De memoria: hechos, actuaciones y rectificaciones, pero…

7 de mayo de 2010

No he recurrido a imposibles como bregar a tapar el sol con una mano o que para congraciarme con alguna causa o persona oculte la verdad de una conducta o hecho notorio o que lance ataques difamatorios a través del chisme y de la calumnia, no, no es mi estilo, tampoco me enfrasco en disquisiciones inocuas por una coma o punto y coma que no inciden en el argumento central. Creo en el respeto por los demás congéneres, pero decir las verdades plenas lo considero  necesario,no se puede censurar y, mucho menos, insultar u ofender en lo màs íntimo a quien las divulga. En la controversia no tiene cabida la grosería y la altanería, ya que pertenecen al estandarte heráldico de la ‘bastardía’.  

¡Claro está!, sabe màs el diablo por viejo que por diablo. Un manzanillo con experiencia, destreza y habilidad en el manejo de situaciones politiqueras y clientelistas y que, además, se ha desempeñado en varios cargos burocráticos, que ha actuado, sin rubor, en diferentes toldas partidistas es, por supuesto, mucho màs avezado en estas lides de los debates directos televisados y de campañas electorales demagógicas ,que un catedrático en matemáticas y filosofía, profesiones estas que se prestan para que la ignorancia ubique a la sapiencia muy cerca de la “locura”, pero eso sí, de la sana,  calificativo que busca, por lo regular, la estigmatización de la contraparte.

¡Claro está!, no podían faltar algunos columnistas de la gran prensa jugando al papel de mojigatos recalcitrantes, sin autoridad moral ni ética, y ellos lo saben, rasgándose las vestiduras en defensa de la moral y las buenas costumbres y poniendo el grito en las alturas, porque Antanas Mockus se bajó los pantalones en el auditorio de la Universidad Nacional cuando era Rector ante un grupo de estudiantes, actitud esta que tuvo su lógica y su razón de ser, porque lo que buscaba el Rector era demostrar que la ‘rechifla’ estudiantil no tenia asidero y que poco le interesaba polemizar con esta presión, y nunca perdió su principio de autoridad,  fue una respuesta irreverente, claro está, pero efectiva; otra insolencia, cuando le lanzo un vaso de agua a la cara de Serpa, ¿pero alguien sabe que le dijo Serpa para provocarlo?; cuando contrajo matrimonio a horcajadas en el lomo de un elefante, es una excentricidad que se debe respetar, pero no es una locura, la locura es haberse casado; Mockus ante una pregunta simplista en un debate dijo que extraditaría a Uribe si la justicia del Ecuador lo solicitaba, reconoció el error y corrigió, esto es parte de su honestidad y modestia, pero es que Mockus no es Abogado, no se debe ser tan extremista en imaginarios, ni mirar con mucho detenimiento ‘la paja en el ojo ajeno’;  señala otro, ese sí sin ética ni moral, que le atormenta ciertos rasgos de ignorancia política y jurídica, por supuesto, el candidato del partido verde no conoce los intríngulis de la politiquería, nunca ha recorrido los laberintos de esa corruptela; que no demuestra mano dura y alma guerrera contra la insurgencia y la delincuencia común, ¿ pero por qué?, porque no anda  con vocingleros cansones y repetitivos contra estos delincuentes?, señores, ¡por Dios! la seguridad, como tal, es una labor obligatoria y permanente de las fuerzas armadas, a ellas le encomienda la constitución esta misión, velando, ante todo, por el respeto y aplicación del Derecho Internacional Humanitario, salvo que alguien nos pueda contar en cuantos combates a campo abierto con la guerrilla ha participado Uribe.  

O sea, estos señalamientos que hacen estos crisoles portadores de la verdad revelada, son inocuos, inanes y majaderos que no representan la màs mínima incertidumbre en la persona que aspira a regir los destinos del país, solo buscan crear desconcierto en un electorado al que consideran en su intimidad como idiotas útiles, pero que, sin la menor duda, esta estrategia no arrojará los resultados esperados. El pueblo está inclinado por la legalidad, por la educación, por una cultura ciudadana que nos permita ser tolerantes y respetuosos, por el valor y el amor a la vida y por la convivencia armónica y pacífica.

Son tan intolerantes la casi totalidad de los miembros del partido de La U., que para ellos solo existe la ‘ley del embudo’, pero a su favor, lo único bueno es lo de ellos, lo demás es malo y condenable, maniqueos de primer orden, la polarización y el fanatismo es aceptable, pero solo en sus miembros, la guerra sucia tiene solo una dirección: todos contra Santos. Es por ello que recuerdo la anécdota de la gran tragedia de una familia de leñadores estadounidense: el primogénito de esa familia en un ataque de locura dio muerte a hachazos a sus padres en la casa de campo, en el desarrollo del juicio criminal en una intervención del parricida y matricida, éste dice a los miembros del jurado: ¡señores, por caridad, tengan compasión de este pobre huérfano!…Ahora, que el panorama político ha dado un giro de 180ª, empiezan a mostrar como arma de ataque las excentricidades o irreverencias o rectificaciones de Mockus como un pecado capital, como falta grave que lo deja por fuera de cualquier concurso, buscando estigmatizar a como dé lugar al profesor que aspira a la primera magistratura, aduciendo que con él se dará un salto al vacío o que nos llevará  al despeñadero. Los argumentos de peso que esgrimen son las nimiedades inocuas a las que hice referencia.

¡Claro está!, la cuerda siempre tiende a reventarse por el lado màs débil. ¿Será que al pueblo colombiano le parece de màs gravedad la conducta de Mockus que los hechos, actuaciones y rectificaciones que hemos visto y oído en estos últimos ocho años?.¡Claro está!, que para los uribistas el efecto teflón de su Presidente les hace pasar desapercibido todos los desafueros, todo le es permitido, nada le es censurable, ni aún los hechos màs patéticos, vergonzosos e ilegales, tales como: el paramilitarismo ( comprometido medio Congreso y algunos Altos Funcionarios del gobierno), la Yidispolìtica, los falsos positivos, las ‘Chuzadas’ del Das, el Agro Ingreso Seguro, la violación de la soberanía ecuatoriana, el fracaso del referendo reeleccionista y sus secuelas, la intromisión presidencial en las otras ramas del poder público lo que generó agrios enfrentamientos, el crecimiento desbocado del desempleo, el número considerable de Hospitales cerrados, la inseguridad galopante en los centros urbanos (como si estas ciudades hicieran hacen parte de otra Colombia).

Y, que tal, estas intervenciones que no requiere citar a su autor: “Le voy a pedir a los congresistas que nos han apoyado, que mientras no estén en la cárcel, voten los proyectos del gobierno”. “El Congreso de Colombia nunca antes estuvo tan madurito para una revocatoria, por tal motivo les solicitó que voten la reforma política y judicial, por ningún motivo se vayan a declarar impedidos”. “La corte suprema tiene un sesgo ideológico”. “Si me lo encuentro en la calle, le voy a dar en la cara, marica”.“De haber sido paramilitar, hubiera sido paramilitar de fusil, no financiador del paramilitarismo”.” Le pido perdón al pueblo ecuatoriano”.

Sobra cualquier comentario adicional. Es preferible una contradicción rectificada a tiempo, que una desesperante permisividad silenciosa que raya en la connivencia y complicidad

PD: ¡Que coincidencia tan especial!, todos los detractores encarnizados y fanáticos que gratuitamente le  han aparecido a Mockus, han tenido serios cuestionamientos en su conducta, y en algunos casos han llegado a los estrados judiciales, se citan unos para no dejar dudas: Fernando Londoño Hoyos y Gustavo Alvarez Gardeazàbal .