26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Se agota plata de pensiones

18 de abril de 2010
18 de abril de 2010

El periódico El Mundo, de Medellín, publica en su edición de este domingo una noticia relacionada con el tema y cuyo texto es el siguiente:

Cerca de 500 personas participaron en el Congreso de Asofondos, donde analizaron la recuperación de la economía tras la crisis.

La necesidad de que en el país se realicen en los próximos años dos reformas sobre temas que van muy de la mano, el pensional y el laboral, fueron las conclusiones de un estudio sobre la cobertura del sistema pensional en Colombia realizado por Fedesarrollo.

Mauricio Santamaría, investigador de la entidad, fue el encargado de presentar los resultados en el tercer congreso de la Asociación de Fondos de Pensiones, Asofondos, y la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones, Fiap, que se realizó esta semana en Cartagena.

El estudio recomienda que el régimen de prima media, que rige para las personas que estaban afiliadas al Seguro Social, ISS, antes de que se crearan los fondos privados de pensiones, debe dejarse marchitar o eliminarse.

Argumentan que es excesivamente costoso, que más del 70% de las pensiones están subsidiadas en un alto porcentaje, y que la carga fiscal pasó de finales de la década del 90 del 2% del PIB, al 5% en la actualidad.

Además, aseguran que es incompatible con el pilar solidario debido a que el régimen de prima media requiere subsidios que le quitarían presupuesto a éste, que busca, ante todo, fortalecer la equidad que no existe en la actualidad.

Por eso proponen prohibir la entrada de nuevos afiliados al ISS y nuevos traslados desde los fondos privados de pensiones. Durante el primer día del congreso, antes de que se presentara el informe, el ministro de la Protección Social, Diego Palacio, se pronunció en el mismo sentido.

Nuevo sistema

El estudio de Fedesarrollo propone la implementación de un sistema de tres pilares. El primero sería un plan solidario, que estaría focalizado hacia la población más pobre y con una reducida probabilidad de obtener una pensión, financiado a través de impuestos generales y sin que se necesite cumplir algún requisito.

Este pilar también propone que el beneficio sea inferior al salario mínimo, que las personas que sean elegibles para recibir la pensión mínima no reciban el subsidio y que se debe definir un gradiente entre el 40% y el 60% del salario mínimo que dependa de las semanas cotizadas a lo largo de la vida.

Aseguró Santamaría que el costo de este programa estaría entre el $3,8 y $6,1 billones anuales, que equivaldrían a la tercera parte o menos de lo que hoy se destina para el régimen de prima media.

El segundo pilar, de ahorro individual obligatorio, propone que todos los aportes se destinarán a la cuenta individual de los afiliados, con excepción de los aportes para administración y para el fondo de garantía de pensión mínima.

Además, tendría un componente de parafiscales menor al actual, lo que equivaldría a que un mayor porcentaje iría a la cuenta pensional.

Y el tercer pilar, de ahorro individual colectivo, sería igual al que existe actualmente.

Por último, también propone una reforma profunda al esquema de pensión vigente, que no ate la garantía de pensión mínima al salario mínimo y que cambie el mecanismo de ajuste año tras año.

Sostiene el informe que la interacción entre un salario mínimo elevado y una garantía de pensión mínima atada a éste, está imponiendo enormes obstáculos para obtener una pensión. Además, que la contribución del fondo de garantías de la prima media es un impuesto al trabajo muy regresivo.

Asofondos – Qué hacer con el ISS

Siguiendo la línea del estudio de Fedesarrollo, el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, propuso que se debe acabar el régimen de prima media debido a que está diseñado para beneficiar en el tema de pensiones, pero esos beneficios los están aprovechando los ricos y al estado le vale anualmente 5% del PIB.

Agregó que el ISS debe convertirse en un fondo solidario, que sirva para los más pobres cuando llegan a los 65 años y no cotizaron para obtener una pensión.