30 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Reportaje «Los Baby Sicarios», es un burdo montaje: Alcalde de Pereira

28 de abril de 2010
28 de abril de 2010

Además, los autores del reportaje incurrieron en una flagrante violación de las leyes que protegen a los niños y los adolescentes en nuestro país al ser expuestos sus rostros y su identidad, dejándolos en evidente riesgo. “La Ley de Infancia y Adolescencia, contiene normas que no pueden ser trasgredidas con el argumento del libre ejercicio del periodismo”, afirmó la Alcaldía en una nota de protesta enviada a Jon Sistiaga, director del grupo de Reporteros RC Cuatro, del Grupo Prisa, que realizó el trabajo.

Con base en la investigación adelantada por la periodista Ángela María Villegas del canal UNE TV, con el acompañamiento del Alcalde encargado, Jairo Ordilio Torres, se comprobó que las entrevistas a los tres chicos recluidos en el Centro de Reeducación Marceliano Ossa, CREEME, no sólo fueron testimonios comprados con promesas de trabajo en el exterior, sino que contienen historias falsas o, al menos, fantasiosas.

Ninguno de los tres menores es o ha sido sicario: uno está acusado de hurto agravado, otro de extorsión y el tercero de cómplice de un homicidio, según consta en los documentos oficiales de ingreso a la institución.

Los entrevistados fueron inducidos por sus entrevistadores, quienes les pidieron magnificar su relato y agregarle situaciones en las cuales no habían participado, para ponerle el morbo que el periodista buscaba para su reportaje. Además fueron engañados, puesto que se les prometió que estos testimonios no serían difundidos en Colombia y que, por tanto, no implicaban ningún peligro para su integridad.

Así mismo se estableció que muchas respuestas fueron inducidas, que algunas entrevistas fueron puestas en escena de manera deliberada y que no se protegió la identidad de los niños entrevistados en calidad de sicarios o de víctimas de éstos.

Según se puedo establecer en la investigación periodística, se llegó al caso extremo de pretender mostrarle a la audiencia que un menor de edad (menos de 18 años) supuestamente participó en una escuela de sicarios de Pablo Escobar en Medellín y que incluso presenció como los integrantes de la banda jugaban fútbol con las cabezas de los policías asesinados.

Dado que Pablo Escobar fue dado de baja en 1993, resulta una mentira tan absurda que solo cabe en la mente amarillista del periodista que realizó el reportaje, el afirmar que una persona menor de 18 años participó en hechos que ocurrieron hace más de 20 años.

En la nota enviada al Canal Cuatro, la Alcaldía de Pereira fija además su protesta por la estigmatización de la ciudad con un falso documental basado en mentiras, en testimonios amañados y comprados, descontextualizado y parcializado.

En tales circunstancias, el gobierno municipal solicitó que no sólo se retire circulación este reportaje, sino que se le de la oportunidad a Pereira de mostrarle al mundo la realidad de una ciudad que está creciendo en términos económicos y sociales, en donde existen manifestaciones de superación y ejemplos de vida que son realmente interesantes.

Agrega que la nota de protesta que el Gobierno de Pereira no desconoce que la ciudad tiene problemas sociales qué resolver, tal como ocurre en muchas ciudades colombianas y en varios países del mundo. Sin embargo, la presencia de uno o más menores de edad que han caído en el flagelo de la prostitución, el sicariato o la drogadicción, no significa que la generalidad de la población esté en esa condición.

“El periodismo debe caracterizarse por un absoluto apego a la verdad y a la objetividad. Tampoco puede limitarse a tratar los temas que generen el mayor impacto, por su espectacularidad o morbosidad. También deben servir para difundir valores y principios, en su condición de promotores de paz”, añade la Alcaldía de Pereira.