24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Presidente pide no caer en el engaño de ‘gobiernos mansitos’ que no enfrentan el terrorismo

6 de abril de 2010
6 de abril de 2010

“¿Ah, nos van a tentar: esperen que se vaya Uribe a ver si tenemos buenas relaciones con el otro gobierno? Entonces a ver si se va Uribe y el otro gobierno llega bien mansito y no exige que haya que derrotar al terrorismo para que con ese Gobierno si nos entendamos.

“No, no. Que el país no caiga en ese engañito. Nosotros no estamos aquí por apariencia en las relaciones diplomáticas. Nosotros estamos aquí convencidos de que las relaciones entre los países tienen unos puntos medulares, y uno de esos puntos medulares es la lucha de todos los países en contra del terrorismo”.

El siguiente es el diálogo que sobre el tema sostuvo con los periodistas de la Radio Nacional de Colombia, este martes:

Presidente Álvaro Uribe Vélez: “Quiero, a través de los generosos micrófonos de la Radio Nacional que ustedes me ofrecen esta mañana, expresar lo siguiente:

Colombia no puede volver al viejo esquema de las relaciones internacionales, en el cual las sonrisas y los abrazos de los cócteles en los encuentros diplomáticos ocultaban la necesidad de derrotar el terrorismo. Así hoy haya dificultades en las relaciones, Colombia ha revindicado un principio fundamental, cual es el que nosotros no podemos permitir que los terroristas que sacrifican al pueblo colombiano se alberguen en otra parte.

Pregunta: Señor Presidente, ¿entonces aquí estamos hablando de Venezuela, estamos hablando de Ecuador, de países en donde podrían estarse ubicando jefes guerrilleros?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Ahí se lo dejo, querido Juan Pablo (Calvaz). Y entonces, con la ayuda de Dios los veo a ustedes esta noche, y mañana en la ciudad de Cartagena (en el Foro Económico Mundial).

Pregunta: Presidente, pero me dejó usted ahí colgado. ¿Qué hacemos con esto que usted nos dice de los cócteles y aquellos que albergan terroristas en sus territorios?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Imagínese dos cosas, apreciado Juan Pablo. Un Presidente que diga: ‘No, para tener buenas relaciones yo voy a conversar con estos otros presidentes; ahí nos abrazamos en los cócteles, nos intercambiamos sonrisas y yo no voy a exigir que tienen que enfrentar a las Farc o al Eln, porque afecto las relaciones’.

¿Entonces, qué pasa? Sí, transcurre muy bien el cóctel y le va muy mal al pueblo colombiano. Mejoran las relaciones diplomáticas y le va muy mal al pueblo colombiano con la violencia.

Otro Presidente que diga: ‘Mire, no. Muy bien las relaciones con todos los países, pero eso sí a nosotros que no nos despachen con palmaditas en los hombros cuando nos explotan carros bomba. Aquí lo que se necesita es un compromiso para derrotar el terrorismo’.

Y es lo que ha hecho este Gobierno. Este Gobierno ha preferido el bienestar de los colombianos en la lucha contra la violencia, que simplemente las apariencias con las reglas de cortesía de la diplomacia.

Pregunta: Presidente, ¿pero hablamos aquí entonces de pronto de algún país con el cual Colombia está en un proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Eso va bien. El gobierno ecuatoriano ha expresado un compromiso total para combatir ese terrorismo que quiere hacer de la frontera un territorio común de terrorismo.

Pregunta: ¿O sea, por ese no van las palmaditas; las palmaditas están en otra frontera?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Las palmaditas diplomáticas eran de común usanza, y el olvido para exigir que se derrotara el terrorismo era de común usanza. Lo que ha hecho este Gobierno es que este Gobierno ha dicho: ‘No, no, a mí no me despachan con palmaditas diplomáticas, a mí no me despachan con cócteles diplomáticos, a mí no me despachan con sonrisitas diplomáticas. Aquí lo que se necesita no es que digan que me quieren o no me quieren; que van a tener buenas o malas relaciones conmigo. Aquí lo que se necesita es que haya seriedad en el combate al terrorismo. Esa es nuestra respuesta a la comunidad internacional.

Lo tengo que recordar en estos días:

¿Ah, nos van a tentar: esperen que se vaya Uribe a ver si tenemos buenas relaciones con el otro gobierno? Entonces a ver si se va Uribe y el otro gobierno llega bien mansito y no exige que haya que derrotar al terrorismo para que con ese Gobierno si nos entendamos.

No, no. Que el país no caiga en ese engañito. Nosotros no estamos aquí por apariciencia en las relaciones diplomáticas. Nosotros estamos aquí convencidos de que las relaciones entre los países tienen unos puntos medulares, y uno de esos puntos medulares es la lucha de todos los países en contra del terrorismo”.