28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los conservadores ingleses

15 de abril de 2010

El conservador es fruto de más de 4 años de trabajo. Documentos extensos, de cerca de 150 páginas cada uno que combinan la visión de futuro y los valores que la enmarcan, con las medidas concretas y concatenadas, no como simple lista de mercado, que adoptarán o impulsarán para hacer realidad el proyecto social ofrecido. Interesantes analizarlos cuando en Colombia, estamos viviendo una circunstancia política semejante. Escribo mientras al tiempo que se instalael Congreso del Partido Conservador.

Los conservadores ingleses, que como acá, están acariciando el poder, les han planteado a los ciudadanos “una invitación para hacer parte del gobierno de Inglaterra”, como se titula su manifiesto electoral. Es un llamado a lograr los cambios que el país reclama a partir de la participación y el ejercicio de su responsabilidad por todos los ciudadanos, sin distingo alguno. En el entendido que la fuerza colectiva es el medio más poderoso que tiene una sociedad para avanzar. El cambio no es solo tarea o responsabilidad del gobierno de turno sino de la gente unida y con un claro sentido de un propósito nacional.

El papel del Estado no es el de dirigir a la sociedad sino de fortalecerla. El cambio propuesto es el paso del Gran gobierno de la era laborista, a la de la Gran Sociedad, que implica avanzar del reino de la acción estatal al de la acción social con responsabilidad social. Para lograrlo plantean un traspaso efectivo del poder y el control de las instancias centrales a los ámbitos locales, de las manos de políticos y burócratas a los individuos, las familias y las comunidades de vecinos.

La economía será “más verde” para acomodarse a los nuevos desafíos y posibilidades de un mundo con recursos naturales finitos y un cambio climático en marcha. Y más local, más balanceada no solo en sus sectores (para contrarrestar la prevalencia actual de los servicios financieros) sino también en el reparto territorial de la prosperidad. Una economía fundamentada en la capacidad de emprendimiento de los ciudadanos, de la pequeña y mediana empresa, impulsada por el ahorro interno y su inversión productiva, y no en el endeudamiento y en un gasto público crecientemente deficitario. Para ello reclaman una libra esterlina fuerte y unos intereses estables y bajos, gracias a la recuperación del equilibrio fiscal.

Son propuestas que hablan sobre Inglaterra y para el elector inglés, pero que no nos suenan extrañas ni alejadas de nuestra realidad. Expresan una visión de la vida, de la sociedad y la economía que tiene validez en el Viejo y en el Nuevo Mundo. Una visión que mucho le puede aportar a Colombia hoy. Veremos que programa aprueba el Congreso Conservador.