30 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Familiares de Guevara piden al Gobierno comprometerse con acuerdo humanitario

2 de abril de 2010
2 de abril de 2010

Emperatríz de Guevara, madre del uniformado cuyos restos fueron entregados este jueves de manera unilateral por las FARC a la misión humanitaria encabezada por la senadora colombiana Piedad Córdoba, pidió a la congresista no descansar en su trabajo de búsqueda por el acuerdo humanitario en Colombia.

"A la senadora Piedad Córdoba le quiero decir, nos hace falta traer a los 22 héroes de la Patria y a muchos otros civiles que están hoy cautivos en la selva", reclamó doña Emperatríz luego de recibir el féretro con los restos mortales del uniformado.

Agregó que la tarea no ha terminado y que el trabajo debe continuar, al tiempo que extendió una invitación al pueblo de Colombia "a que unamos nuestros esfuerzos y enfrentemos una ardua labor para que no exista ni un sólo colombiano más secuestrado".

La madre del desaparecido Guevara, ex retenido por las FARC, dijo en rueda de prensa que "se cumplió el objetivo, más no era lo que yo quería, traerlo vivo".

Informó además que desde este momento se mantendría alejada de los medios de comunicación para dedicarse a su familia e medio de la privacidad de su hogar.

"He decidido alejarme de los medios de comunicación en los próximos días para compartir en el seno de mi familia con mucha tranquilidad", precisó Emperatríz de Guevara.

En tanto, Ana María Guevara, hija del mayor Julián Ernesto, expresó su dolor ante la realidad de recibir los restos de su padre, que murió cuatro años atrás producto de una posible enfermedad tropical en la selva.

"Termina como no hubiera querido, se llevaron la vida, nos devolvieron la muerte, pero ahora tendré a dónde ir a llorar" y agradeció la labor llevada a cabo por los integrantes de la misión encargada de recibir el féretro de manos de las FARC, la senadora Piedad Córdoba, el Comité Internacional de la Cruz Roja y un representante de la Iglesia Católica.

Ana María también subrayó que el trabajo no ha concluido, "porque hay que traer de regreso a todos los retenidos y a cada uno de los colombianos que están en la selva y están privados de su libertad, pues los llevo en mi corazón y en mis oraciones, y así permanecerán hasta su regreso".

La hija de Julián Ernesto, quien fuera ascendido a mayor tras su muerte en la selva, reiteró la petición de doña Emperatríz de exigir al Gobierno de Colombia y al grupo armado rebelde de esa nación que deben renovar el compromiso por un acuerdo humanitario.

"Independientemente de todo, pues muchas gracias, porque si no mi papá sería hoy un 'secuestrado' más, y que por favor, toca apoyar el acuerdo humanitario, y este sería un buen momento para renovar nuestro compromiso con el acuerdo humanitario", recordó Ana María Guevara.

Por su parte, la senadora Córdoba a su regreso de algún lugar de la selva en el departamento del Guaviare, donde fueron entregados los restos de Guevara por parte de las FARC, expresó "misión cumplida" y añadió que el trabajo no ha terminado pues considera que hay mucho por delante ante una salida negociada para el conflicto colombiano que ya lleva más de medio siglo.

Córdoba aseguró que quien le hizo entrega de los restos del mayor, le confirmó estar dispuesto a adelantar un intercambio humanitario.

Julián Ernesto Guevara fue capturado por miembros del grupo rebelde colombiano el primero de noviembre de 1998 y falleció el primero de enero de 2006.

Los restos de Guevara fueron entregados a sus familiares en lo que fue la tercera etapa del proceso de liberaciones unilaterales de las FARC que iniciaron el pasado domingo con la puesta en libertad del soldado profesional Josué Daniel Calvo, capturado en abril del año pasado y continuaron con la puesta en libertad del cabo Pablo Emilio Moncayo, retenido desde hacía más de doce años.

Ambos ex retenidos se encuentran en el Hospital Militar de Bogotá donde se les practican los respectivos exámenes de laboratorio para que salgan en los próximos días y se dirijan a sus ciudades de origen. Calvo iría a Popayán y Moncayo a Sandoná, en el sur del país.
 
teleSUR/dg-MFD