7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gustavo Castro, un periodista en trance de curul

6 de febrero de 2010
6 de febrero de 2010

Hermano del también congresista José Fernando Castro Caycedo (q..e.p.d.),  decidió probar suerte en la política partidista y pondrá su nombre en juego durante los próximos comicios.

 

Al igual que el narrador deportivo Javier Hernández Bonett, pero con diferentes argumentos, se convierte en otra de las figuras del periodismo que aspira a integrar el Congreso.

 

Al momento de su inscripción ante el ente electoral colombiano accedió a un breve dialogo con EJE 21, para contar sus reales intereses y sus temores.

 

Fustigó al actual gobierno e insistió en que otro mandato del presidente  Alvaro Uribe Vélez, sería un despropósito.

 

EJE 21 Un periodista tiene generalmente la tendencia de ser al final un político.  Cree  Usted que le ha llegado el momento de incursionar por esos senderos?

 

       "Bueno, yo ni soy político, ni busqué la política. El Doctor Germán Vargas Lleras me invitó a ingresar a su lista del Senado, con el Número 22, y acepté, porque como periodista con sensibilidad social, siempre he trabajado por temas y asuntos que han  beneficiado a los niños, los jóvenes y la familia.

 

– Tengo conocimientos, preparación, experiencia, energías, y deseos de servir al país, desde el Congreso. No busco llegar a él para buscar prebendas, ni defender los intereses de unos patrocinadores, porque no tengo patrocinadores. No le pedí ni acepté dinero a nadie para mi campaña, para no perder independencia y porque ante la pobreza que afecta a la mayoría de  los colombianos, creo injusto dilapidar tanto dinero. Sigo siendo independiente, como siempre, y cuestiono a los políticos corruptos y dañinos que le han hecho tanto mal a nuestro país y a nuestra sociedad.. Hoy anhelamos un Congreso digno, sin legisladores deshonestos o irresponsables. Los colombianos están hastiados, quieren elegir personas que piensen en el país y no en sus propios intereses; con compromiso social y pasado limpio. El Congreso no cambiará por si mismo, pero el voto racional, lo puede lograr. Aspiro llegar al Senado, con mi slogan: “Dame una mano, yo la recibo con las manos limpias”

 

EJE 21– Cada aspirante a una posición de manejo en el país tiene ideado un programa de servicio. Cuál sería su meta si llegase a resultar elegido para el Congreso?

 

– Mi meta es concreta, no expongo un plan minucioso sino un pensamiento general, y haré lo que esté a mi alcance para ser consecuente con él. Puedo resumirlo en pocas palabras: Como periodista aprendí y he practicado siempre la responsabilidad social, y a estar del lado de los ciudadanos; por eso no prometo nada distinto a legislar con conciencia sobre temas de los que me he ocupado siempre: defender la vida y los derechos de los niños y los jóvenes, que no son (como dicen), "el futuro de la patria”, sino su más dramático presente. Combatir las  indolentes  instituciones de salud que hasta practican "el paseo de la muerte", encubiertas por entidades tan deshumanizadas como la Superintendencia Nacional de Salud. Y combatir y buscar que se sancione ejemplarmente a los funcionarios que maltratan, irrespetan y dañan a los consumidores, con la  complicidad de instituciones como la, hoy nula, Superintendencia de Servicios Públicos. Y a quienes se roban los recursos del Estado afectando de manera grave a los colombianos.

 

EJE 21-Supo cuales fueron los motivos para que Cambio Radical pusiera su nombre en el grupo de los elegibles para una corporación como el Senado de la República?

 

Si, mi hoja de vida personal y mi pasado limpio; mi buen nombre, mis ejecutorias sociales como hombre cívico; mi trayectoria como periodista, administrador de medios de comunicación y funcionario público eficiente que me ha llevado a los más altos cargos de la radio, la televisión, de medios escritos, y de la agremiación más importante del periodismo en Colombia. Y además, mi disponibilidad, deseo y energía, para trabajar por el mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos.

 

EJE 21- Cree que con su gestión como político le estaría dando prolongación a los ideales y propuestas de su hermano José Fernando (q.e.p.d.). Es decir, planes y proyectos que él no alcanzó a culminar cuando le sorprendió la muerte?

 

– Mi campaña política ha sido de pleno respeto a la memoria de mi hermano José Fernando, quien brilló ejemplarmente con luz propia, y que es irrepetible. Ha sido tanto mi honra por él, que no le pedí ayuda a ninguna de las tantas persona que trabajaron en sus campañas, y en eso incluyo a mi familia; he trabajado solo con mis hijos y con una hermana.

 

En mis intervenciones públicas no he pronunciado ni una sola vez el nombre de mi hermano, porque no soy oportunista. He hecho una campaña totalmente distinta  a las que hizo él. No he utilizado su memoria, ni he repetido sus  ideas. Durante mi campaña, esta es la primera vez que acepto referirme a José Fernando, quien fue un congresista valioso, destacado, íntegro y eficiente.  

 

Más que la prolongación de sus ideales, mi homenaje estará en que mis actuaciones sean honestas y al servicio de los ciudadanos. Aunque mis proyectos y temas de trabajo serán sociales, son distintos a los suyos, corresponderán a los temas que yo he adelantado como comunicador, con énfasis en la intrincada problemática que afronta la niñez y la juventud colombiana, y claro, otros temas que afectan al ciudadano común.

 

EJE 21-No puedo pasar por encima de un tema que tiene en vilo al país. Qué criterio le merece un Referendo en caso de ser aprobado definitivamente?

 

– Estoy convencido de que sería uno de los golpes más duros en contra de la Democracia y de la institucionalidad del país.

 

EJE 21– Pero, si la figura del Referendo es aprobada y el presidente Alvaro Uribe pone su nombre en juego para un nuevo cuatrenio, cree que sería una solución para el momento que vive la Nación, especialmente en el manejo de las relaciones con sus vecinos, como es el caso de Venezuela y Ecuador?

 

– No creo que sería una solución.  El ciclo del Presidente, ya se completó. Colombia necesita renovación en el poder Ejecutivo; es necesario reorientar algunas políticas internacionales, para mejorar las relaciones con otras naciones, y para recuperar su imagen democrática, un poco afectada por hechos y asuntos que la han desdibujado.

 

Mire, por ejemplo, se le sigue haciendo “bombo” a la “Seguridad democrática”. Pero tal seguridad ha fracasado en las ciudades, donde las familias de bien están desprotegidos, impotentes frente a los criminales. El 85 por ciento de los homicidios que se cometen en el país, no son causados por la guerrilla, el paramilitarismo o el narcotráfico, no: es cometido por la delincuencia común urbana, y por la intolerancia de los ciudadanos. ¿Y qué se ha hecho? Las mujeres, los niños, los ancianos, están en la mira y las manos de los hampones.

 

En esas condiciones, qué representa que unos pocos ciudadanos puedan ir tranquilos a sus fincas, si caen víctimas de la  delincuencia en las ciudades, al salir de un cine, de un supermercado, en pleno día. O cuando los niños son asaltados frente a sus escuelas o colegios, o al dirigirse a sus casas o a sus ranchos. Ya es hora de que alguien implemente correctivos eficientes para este fenómeno que aterra y enluta hoy a los colombianos.

 

El Presidente Uribe cumplió su ciclo, nadie niega sus aciertos. Pero tampoco los explosivos índices de desempleo. La improvisada reforma de la salud, debe ser rectificada. La fracasada y deshumanizada política agrícola, necesita de derroteros recuperadores. Los desplazados claman por respuestas con dignidad. Mire, todo eso lo puede hacer Germán Vargas Lleras, un candidato con autoridad legítima sobre la Seguridad Ciudadana; con un serio y sólido programa de Gobierno; enérgico, serio, capaz; con una profunda convicción de que sin inversión social, no habrá paz, y sobre todo, un candidato que fue leal con el presidente Uribe y que como le había prometido, lo acompañó y respaldó hasta su segundo mandato: con Vargas Lleras, todo puede ser mejor 

 

EJE 21– En Europa y en varios países de América descalifican un nuevo cuatrenio de Uribe. Los que hacen referencia al tema dicen que sería un fracaso.  Pero ellos no viven en Colombia, ni viven tan cerca de la guerra y de las atrocidades de la subversión… Hablar de toros sin estar en el ruedo no tiene sentido. Es conveniente o inconveniente un nuevo cuatrenio de Alvaro Uribe?

 

-Es claramente inconveniente. Lo dicen hasta muchos de sus seguidores; infinidad de instituciones, editorialistas,  y personalidades colombianas e internacionales, que sin embargo, le reconocen sus aciertos. No quiero ser simplista, le repito mi respuesta sobre la Seguridad Ciudadana y lo remito al párrafo anterior. Y reitero el fracaso de las políticas sobre la salud; el desacierto de un país sin ministro de Justicia, y de Salud, el galopante desempleo… Por otra parte, hoy “cabalga” una pérdida de imagen internacional, en lo referente a nuestra democracia. Y por otra parte, se han afectado a industria colombiana y sus trabajadores. El aberrante e irrespetuoso tratamiento que nos vienen dando algunos mandatarios vecinos, que han volcado injustamente sobre los colombianos su pasión, se ha generado por un enfrentamiento con nuestro gobierno y eso no es bueno para nadie.