16 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El sello indeleble de la corrupción

25 de febrero de 2010

Para otros la memoria deben formateársela cuando se llena de troyanos, o declararlos definitivamente locos por conveniencia. Para  otros respetables personajes, “el pasado fue anterior “  y quizás no se traigan a colación hechos que fueron avasallados por el desarrollo de la humanidad, y entonces se ocuparán del pasado reciente, o del diario acontecer.
Es bastante peculiar dentro de la idiosincrasia colombiana, responsabilizar de todos los males habidos y por haber, al mandatario de turno, lo cual conlleva a leer y escuchar en los medios, a personajes que en el pasado cometieron los mas aberrante abusos del poder, pero eso ya pasó, y en el argot popular se estila decir “dejemos así “, y mejor hacer la más fácil poniendo en el paredón al actual gobierno, y es allí en donde se dice que el presidente Uribe ha gobernado este país, ya por casi ocho años, dentro de la más abyecta corrupción como nunca se había visto hacia muchísimo años.
Pero esto debemos hilarlo muy bien, leyendo y releyendo a estudiosos de la corrupción en Colombia , que en la mayoría de los casos no son colombianos pero sí se han metido en la medula del problema.
Acaso el proceso 8.000, ya está libre de culpa, cuando fue, con el señor Samper, el gobierno más corrupto, y que con patrañas y mucho dinero sucio, compró funcionarios y la famosa comisión de la cámara, a la cabeza de Mogollón quien lo exoneró de toda culpa, porque todo se hizo “ a sus espaldas “ ¿ o el “ caguanazo “ , otro hecho que en otro país hubiese ameritado condenar al mandatario de turno por traición a la patria, es hoy un personaje que sigue moviéndose  en el medio que más le gusta que es el clientelismo, que hizo carrera durante su mandato, y que lo sigue auspiciando, sin que tampoco pase nada.
Es que es muy fácil vaciar la basura en el patio del  actual gobierno, pero hay que agregarle los desperdiciones de gobiernos anteriores, que son bastantes y de connotaciones  que mantuvieron a este país al borde de un colapso institucional. Total,  hay documentos serios, de tratadistas internacionales, que han aportado sus conceptos sobre la corrupción en Colombia , por lo menos desde 1.952.
Menciona Maingot en su libro, que otro famoso estudioso del tema, el señor Gunnar Myrdal asevera que la corrupción “es fundamentalmente negativa para el proceso de desarrollo “, problema que ha puesto en aprietos a las ciencias sociales, pero que tiempo  atrás no tenía casi connotaciones importantes y más bien resultaba beneficioso porque “sobrepasa la burocracia y era mejor que esto fuera asumido por los moralistas “.
En lo escrito relativo a la corrupción en Colombia desde 1.952, es un tema que casi no se toca. De hecho para T. Lynn Smith, ni siquiera se menciona la palabra “ corrupción “ y solo en un párrafo se refiere a lo que coloquialmente hemos denominado “ corbatas “. Añade que “se estima que la administración colombiana no es particularmente corrupta, en el sentido flagrante del soborno al por mayor pero el nepotismo, las palancas y medidas similares para alcanzar influencias  privadas y ventajas personales son aceptadas “pero sorpresas te da la vida, y el autor de estas investigaciones dice que es el ejército de los Estados unidos quien hace una formulación conceptual sobre la corrupción en un estudio titulado “U.S. armys área hanbook for Colombia”.
Hay otro exponente magnifico, que aborda el tema bajo estas tres, premisas y es Francisco Thoumi quien las encuadra como factores de corrupción, siendo la primera una larga historia de corrupción, con énfasis en el contrabando, luego, la deslegitimación del Estado y todo el sistema gubernamental en general y por ultima el crecimiento inusitado de la economía informal. Pero el autor se limita al negocio de drogas ilícitas y a la corrupción que esto trajo en forma creciente, pero es bien sabido que la corrupción abarca un espectro demasiado amplio.
Seguirán los colombianos con la funesta tradición de servir como idiotas útiles, eligiendo a personajes de dudosa ortografía.
Estamos en proceso pre-electoral…………..y hace rato escuchamos una frase muy común y es “quien da más “.
Les aconsejo leer en los archivos, dos artículos, escritos hace casi 19 años, pero que siguen vigentes: uno es de la revista “Semana “del 12 de marzo de 1.991 titulado “Corrupción en Colombia “y otro del periódico “El TIempo “de 26 de abril de 1.998, página 3, titulado “y cómo se roban el fisco “.