27 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

De pronto muere el periódico

28 de febrero de 2010
28 de febrero de 2010

En el principio fue el verbo, o sea, el voz a voz que fue el primer diario gratuito que circuló. In illo témpore, el mundo era tan elemental e ingenuo que Dios era a la vez Dios, periódico, todo.

Hacía múltiples destinos por el mismo sueldo. Como sucede con quienes muelen multimedia. Si deseaba comunicar algo, tiraba línea camuflado detrás de una nube.

Por ese sistema que no precisaba rotativa, el de arriba le notificó a Adán que tendría mujer por cárcel. La creó de una prosaica costilla aunque los hombres tenemos mejores presas.

Después vino el eco. Todo el mundo pensó que se acabarían Dios, las nubes, la telepatía. Falso positivo. Todavía el eco se usa como medio de comunicación. Es la Internet de los campesinos. Tiene el viento por rotativa.

El mensaje vía eco llega editado. No admite paja. La verborrea es exclusiva de los mortales. Cuando fallaba el eco porque "se bajó el sistema", se utilizaban señales de humo.

El sueño tuvo su época de vacas gordas. En sueños, Moisés sabía lo que tenía que hacer para conducir a sus díscolos circuncidados. El colega-arcángel Gabriel le ordenó en sueños al carpintero José que se abriera del parche porque venía Herodes con una rama. Los ángeles han sido siempre el eslabón perdido entre Dios y el hombre de a pie.

Para no aburrirse, el hombre inventó el alfabeto. Más tarde, su carnal la imprenta. Caminando rápido llegamos a la instantánea radio. Mínimo, se pensó que todo lo creado hasta entonces, iría a parar al olvido. Y cuando irrumpió la televisión, los días de la radio dizque estaban contados. Negativo.

Desde hace poco, relativamente, Internet, con sus redes sociales, tiene en jaque a la prensa. Los ventrílocuos de desastres prevén que donde hay periódicos mañana habrá iglesias, guarderías, hipermercados, universidades.

Los muertos que vos matáis? Simplemente, se han repartido las cargas. Las noches son del gato, del misterio y de la televisión. Las mañanas de la radio. Internet, el celular, el blackberry -y los periódicos- son de todas las horas. Para todos hay.

Nada más desolador que un día sin periódico que nos permite ver, oír, oler, gustar y palpar lo que sucede. Con el diario uno puede meterse el mundo debajo del sobaco. O envolver aguacates para el rito gastronómico meridiano. Con el computador no se pueden cumplir esas liturgias.

La gente nace o muere de verdad cuando lo dice el periódico que está condenado a la cadena perpetua de la eternidad. Como sus antepasados el eco y el sueño. "Mientras haya mujeres, habrá poesía". Y periódicos. No acepto la muerte del diario.