25 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El ultrasonido reduciría mortalidad en embarazos de alto riesgo

30 de enero de 2010
30 de enero de 2010

La técnica siempre se usa en el tercer trimestre para controlar los embarazos de alto riesgo, que pueden presentar complicaciones como bajo crecimiento fetal o enfermedades maternas, por ejemplo, hipertensión, cardiopatías o insuficiencia renal.

Aun así, se desconocen sus beneficios. Y a algunos les preocupa que los resultados anormales empujen a los médicos a hacer intervenciones innecesarias como, por ejemplo, una cesárea.

Pero la nueva revisión revela que en 16 estudios sobre más de 10.000 embarazos de alto riesgo, el uso del Doppler estuvo asociado con un 29 por ciento menos muertes de fetos y recién nacidos.

El feto o el recién nacido murió en el 1,7 por ciento de los embarazos sin control por ultrasonido, comparado con el 1,2 por ciento de las gestaciones controladas con esa técnica.

La diferencia se explicaría por un mejor uso de la cesárea y la inducción del parto, opinó el equipo de Zarko Alfirevic, de la University of Liverpool, en el Reino Unido.

El estudio apareció en la revista Cochrane Database of Systematic Reviews, de Cochrane Collaboration, una organización internacional que evalúa investigaciones médicas.

Alfirevic dijo a Reuters Health que las evidencias respaldan el uso del Doppler en los embarazos de alto riesgo, cuando la madre tiene hipertensión o el feto es anormalmente pequeño. En esos casos, el bebé no recibiría nutrientes y oxígeno suficientes a través de la placenta.

En la práctica, el ultrasonido Doppler se recomendaría también para las mujeres diabéticas o con embarazos prolongados (más de 42 semanas). Pero aún no hay evidencias sólidas de que este tipo de control traiga beneficios a esas pacientes.

Sin embargo, algo está claro: el ultrasonido Doppler no es necesario en embarazos saludables. "No hay evidencias que sugieran usarlo en embarazos de bajo riesgo", dijo el autor.

FUENTE: Cochrane Database of Systematic Reviews, enero del 2010

Reuters Health