5 de julio de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Puentes de Ragonvalia habían sido construidos por la comunidad

21 de noviembre de 2009
21 de noviembre de 2009

Cúcuta, 22 nov. Los dos puentes destruidos en días pasados en la zona fronteriza de Ragonvalia, Norte de Santander, fueron construidos por la comunidad hace muchos años y por allí transitaban escolares y gente del común, manifestó el Presidente Álvaro Uribe Vélez.

Explicó que las Comisiones de Vecindad habían propuesto desde hace tiempo que se legalizaran esos puentes, los cuales unían a familias de los dos países.

“La destrucción de los puentes de esta semana amerita un pensamiento de la comunidad internacional. Esos puentes fueron construidos por esfuerzos comunitarios hace muchos años. Son puentes que unen dos territorios de dos naciones, pero que al mismo tiempo unen las familias que tienen miembros a uno y otro lado de la frontera. Son puentes por los cuales también transitaban escolares”, indicó.

El Jefe de Estado subrayó que si el Gobierno de Venezuela tiene información de que por estos puentes transitaban narcotraficantes y contrabandistas, en el Gobierno de Colombia encuentra todo el acompañamiento para tomar todas las decisiones contra el delito.

“Lo que no se puede hacer es destruir la infraestructura que le sirve la comunidad, a la sociedad civil, como ahora la llaman en el Derecho Internacional”, sostuvo.

Historia de un puente

David Ortiz, concejal del municipio colombiano de Ragonvalia, explicó este sábado que uno de los dos puentes, derribado en días pasados, fue construido hace más de 45 años por su padre, con el propósito de ayudar a unas familias venezolanas que venían a hacer mercado a Colombia.

Así lo manifestó durante su participación en el Consejo Comunal de Gobierno número 257, realizado en la ciudad fronteriza de Cúcuta, Norte de Santander.

“Ese puente lo hizo, el fundador fue mi padre Hermes Ortiz Navas; él lo hizo con el propósito de ayudar a unas familias venezolanas que venían a hacer mercado en el negocio de mi padre, pero para cruzar el río tenían que cruzarlo por una guaya.

“Entonces él hizo el estudio de hacer esa hamaca, con consentimiento de los dos municipios, tanto Las Delicias (Venezuela) como Ragonvalia (Colombia)”, explicó.

El concejal Ortiz manifestó que las familias venezolanas cruzaban a territorio colombiano, ya que conseguían a precios más cómodos los productos alimenticios.
“Cuando un mercado en Rubio valía 100 bolívares, en el negocio de mi padre lo conseguía en 50 ó 40, y se beneficiaba El Lula, El Piñal, San Cristóbal, Rubio, Bramon, Las Delicias y sus alrededores”, concluyó.