24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tratamiento para cáncer de próstata tendría riesgos cardíacos

22 de septiembre de 2009
22 de septiembre de 2009

Los expertos dicen que las conclusiones podrían hacer que los médicos pensaran dos veces antes de prescribir el tratamiento hormonal estándar a los varones con cáncer de próstata, especialmente si corren riesgo de enfermedad cardíaca. La investigación fue anunciada el martes en una reunión conjunta de la Organización Oncológica Europea y la Sociedad Europea de Oncología Médica en Berlín.

"Lo que podemos hacer con estos resultados es encender una luz roja a los tratamientos con hormonas", dijo Mieke van Hemelrijck, epidemiólogo de cáncer en el King's College en Londres e investigador central del estudio.

A más de 670.000 hombres les diagnostican cáncer de próstata en el mundo cada año, lo que lo convierte en el segundo tipo de cáncer más frecuente entre los varones, después del cáncer de pulmón. En Estados Unidos, unos 600.000 hombres son tratados con terapias endocrinológicas para el cáncer de próstata.

Van Hemelrijck y sus colegas estudiaron a más de 30.000 pacientes en Suecia que habían recibido terapia hormonal entre 1997 y el 2006 durante unos tres años. Compararon la tasa de problemas cardíacos en esos pacientes con la tasa en la población general sueca.

Los pacientes de cáncer de próstata tenían una probabilidad 28% mayor de tener un ataque cardíaco fatal y un 21% más de morir de enfermedad cardíaca. De todos modos estos riesgos eran pequeños en términos absolutos: los investigadores calcularon que las terapias hormonales causarían diez problemas cardíacos extra _como dolor de pecho o ataque cardíaco_ por año por cada mil pacientes de cáncer de próstata.

"Lo que los pacientes deberían hacer es consultar esto con sus médicos", dijo Michael Thun, vicepresidente emérito en la Sociedad Oncológica Estadounidense, que no participó en el estudio. "Tiene sentido y algún día podría cambiar las pautas de tratamiento".

Van Hemelrijck conjeturó que la terapia hormonal perturba la circulación normal de testosterona en el organismo. Los científicos creen que la testosterona ejerce cierto efecto protector del corazón. Por lo tanto, las hormonas que interfieren con la testosterona podrían resultar mortíferas.

"No hay pruebas contundentes, aunque el riesgo de problemas cardíacos es decididamente algo que los médicos deberían considerar al recetar tratamiento hormonal", dijo Thun.

Helen Rippon, titular de investigaciones en la Caridad Británica de Cáncer de Próstata, dijo que los beneficios de la terapia hormonal en definitiva compensaban con creces el mayor riesgo de problemas cardíacos. "No se trata de un riesgo colosal", afirmó.

"Para la gran mayoría de los varones, los beneficios de la terapia hormonal son absolutamente claros: puede contener la enfermedad o pararla durante años", agregó Rippon. "Los clínicos siempre toman decisiones en base a caso por caso, y ésta es una pieza más de información para tener en cuenta".