3 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En Manizales serán desalojadas miles de personas con el pretexto del progreso

3 de septiembre de 2009
3 de septiembre de 2009

La historia de la humanidad, explicó Robledo, muestra que los proyectos de renovación urbana, como este, suelen terminar desplazando a los más pobres del centro de las ciudades, en beneficio de unos cuantos banqueros y especuladores inmobiliarios.

El senador del Polo explicó que no se opone a los programas de construcción ni a las vías, pero no a costa de un impacto económico y social tan bárbaro, pues van a ser intervenidas 233 manzanas, destruidas empresas y talleres y desalojadas miles de personas, la mayoría de estratos 1 y 2, en 2.661 predios y a un costo de 251.000 millones de pesos en solo fondos públicos.

Denunció también que para poder comprar barata la tierra, los proyectos se disfrazan con el rótulo del interés social y la utilidad pública y, en Manizales, con el pretexto adicional de evitar el peligro de los temblores y los deslizamientos. El senador del Polo Democrático aclaró que en el área central del proyecto no hay riesgo de deslizamientos, por ser una zona plana.

También se pone como pretexto para tumbar las edificaciones y desalojar a sus habitantes la Avenida Colón, una vía innecesaria de casi cuatro kilómetros que no conduce a ninguna parte y que vale 90 mil millones de pesos. “Para quitarle la casa a la gente se esgrime la bandera del progreso –afirmó Robledo–, de manera que quien se oponga queda como enemigo de lo moderno y avanzado”.

El senador Robledo les demandó al ministro y al alcalde de Manizales que se brinde solución a las viviendas en riesgo, que en el área se hagan las reformas que sean necesarias para mejorarlas y que se estimule la actividad constructora en la ciudad pero con criterios sensatos y sin lesionar a las gentes del común. “Protejamos lo que tenemos y no corramos a arrasarlo todo a costa del sufrimiento de la gente y tan solo para satisfacer a dos o tres gatos gordos y lustrosos”, concluyó.