24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A la Corte Suprema regresará el proceso contra la ex senadora Adriana Gutiérrez

18 de septiembre de 2009
18 de septiembre de 2009

Incluso, en sectores bien informados se dijo que el proceso del ex representante a la Cámara, Enrique Emilio Ángel Barco, condenado por parapolítica, regresaría, para revisión, a la Corte.

ENTRE LOS REMITIDOS ESTARÍA EL DE MARIO URIBE
Parapolítica, todos irán a Corte Suprema: Mendoza
El Nuevo Siglo

Serían 19 expedientes en total, incluyendo los de Zulema Jattin y Luis Humberto Gómez

UNOS 19 procesos por parapolítica que actualmente adelanta la Fiscalía comenzarían a ser enviados desde hoy a la Corte Suprema de Justicia.

Así lo anunció anoche el fiscal encargado Guillermo Mendoza: “Todos los procesos, todos, todos. No se queda ninguno en la Fiscalía”.

“Por supuesto”, aclaró Mendoza en el Museo Nacional, de Bogotá, “que si hay calificación, por ejemplo con acusación en firme, ya estaría en manos de los jueces y tendrían que ser ellos quienes los envíen”.

De acuerdo con el funcionario, los procesos cumplen con las exigencias para que la Corte los reasuma, luego de que los ex congresistas renunciaran a sus fueros.

Entre los procesos que podrían empezar a remitirse en las próximas horas, se encuentran los de los ex congresistas Mario Uribe, Zulema Jattin y Luis Humberto Gómez.

Jurisprudencia

Mendoza señaló que la decisión fue tomada ayer, cuando la Corte recibía los expedientes de los ex congresistas Vicente Blel y Jorge Castro, así como el del gobernador del Cesar, Hernando Molina, que estaban en manos de jueces especializados.

De acuerdo con el anuncio de Mendoza, el examen de la Unidad de Fiscales Delegados ante la Corte, que investigación a los ex congresistas que dejaron sus curules, encontró que cada uno de los casos se ajustaba a la nueva jurisprudencia del tribunal.

El cambio de jurisprudencia que le permite a la Corte tomar todas las investigaciones de senadores y representantes involucrados con parapolítica fue explicado recientemente por el presidente del alto tribunal, el magistrado Augusto Ibáñez: “El cambio de la jurisprudencia nos permite retomar los casos, independientemente si hubo renuncia al fuero. El fuero es el que le da la competencia a la Corte y las variaciones en los temas procesales son de inmediato cumplimiento”.

“Si un proceso está en etapa preliminar, automáticamente pasa a la Corte, si está en etapa de sumario, pasa a la Corte al terminar el trámite correspondiente. Si está en tema de acusación, ira al tribunal para realizar la resolución correspondiente o resolver como reposición la apelación de la acusación”, dijo en su momento Ibáñez.

Ibáñez explicó que la decisión se tomó con base en una ley del año 1887 que no ha sido derogada y que, según él, en varias oportunidades había sido sometida a control constitucional.

El jurista manifestó que la determinación fue adoptada al estudiar la situación jurídica del ex senador Alvaro Araújo, quien está detenido desde febrero de 2007: “Tomamos la decisión con base en el caso del doctor Araújo, porque su proceso fue el primero que un juez devolvió a la Corte”, dijo Ibáñez. El proceso contra Araújo ya había superado la etapa de juzgamiento en un tribunal de Bogotá y ahora, según Ibáñez, la sentencia será emitida por la Corte Suprema.

El magistrado Ibáñez advirtió que cada uno de los procesos que involucran ex congresistas será estudiado por aparte. Es decir, en cada caso se analizará su actualidad procesal, pero finalmente el expediente regresará a manos de la Corte.

Agregó que los únicos casos que la Corte no conocerá serán aquellos considerados como cosa juzgada, o contra los cuales ya no cabe ningún tipo de apelación.

Hasta hace dos semanas, los congresistas implicados en la parapolítica podían renunciar a sus curules y así conseguían que la Corte dejara de ser su juez. El escándalo estalló en el 2006 con denuncias de lazos entre congresistas y bandas paramilitares.

Todavía no se va

De otra parte, Mendoza aclaró que no va a dejar el cargo hasta que no le designen su sucesor: “Yo no puedo dejar tirada una función que por mandato legal me corresponde, que por mandato constitucional tengo que asumir plenamente”.

La víspera, Mendoza argumentó que el encargo en la Fiscalía “es mucha carga para tan poca autoridad”, para señalar que “no voy a estar corriendo el riesgo de cometer errores por tomar decisiones rápidas”, por lo que ansiaba que antes de que termine octubre exista una decisión.