20 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Y al fin volvió el cable aéreo!

29 de agosto de 2009
29 de agosto de 2009

“El cable aéreo a Mariquita: esta obra de 1922 con 72.6 km de extensión, cumple una función fundamental durante sus 40 años de existencia. Sustituye a las empresas de transporte de arriería que salen desde la capital cafetera de Colombia, y por la cual cruzan los meridianos políticos y económicos de este país. Si cable y FFCC quiebran a las empresas de arriería de la capital caldense, las carreteras, como la vía al Magdalena por el Fresno construida en 1938, hacen lo propio con el Cable Aéreo y el FFCC”.

“Y saber que no solo estaba en Manizales, sino que por el sur, llegaba hasta Villamaría, hacia el norte de Caldas llegaba hasta Neira y Aranzazu y por el occidente, se extendía 72 kilómetros, hasta Mariquita, Tolima. Esto fue una verdadera obra titánica que dejaba boquiabierta a la gente. Nuestros abuelos si que pensaban en grande y no les temblaba la mano para ejecutar grandes proyectos; claro, eran otros tiempos, Manizales en ese entonces era la tercera ciudad mas importante de Colombia y estaba llena de ricachones cafeteros”.

Que bueno que el primer gran día en el que el Cable Aéreo volviera a circular por la querida Manizales y así revivir la pujanza que la caracterizó y volver a reencarnar los valores que son propios de nuestra cultura.

Y funcionar con un transporte limpio que sirva de ejemplo para mejorar nuestro medio ambiente tan deteriorado por los otros sistemas de transporte.

Porque digo esto? Por una simple razón hay que aprovechar estos símbolos para reconstruir una ciudad cultural y universitaria. Una cultura cívica tan necesaria  en una ciudad moderna, populosa que debe ser el centro de grandes fortalezas en el mercadeo de ciudades, que las tiene pero hay que despertarlas y favorecerlas.

En fin, si andas de visita por esta gran ciudad y quieres darte una vuelta en este tecnológico transporte te cuento mas o menos el plan: recordar que es el fruto de la colonización antioqueña, construida por arrieros y agricultores de gran capacidad de trabajo y honradez, pionera en este tipo de transporte, ciudad de cultura construida por hombres que crearon una generación de pensadores llamados los leopardos, poseedora de importantes universidades, una estirpe creadora de empresas en condiciones contrarias a una buena localización industrial.

Las personas que amamos esta ciudad esperamos que esta sea la primera etapa de una gran obra que cubra la ciudad de Manizales y los municipios vecinos sin prevenciones políticas, bajo la cualidad de respetar el medio ambiente y el bolsillo de sus futuros clientes.

Y porque no visitar nuestra imponente montaña dueña de grandes leyendas de nuestros pasados indígenas regidos por su cacique Cumanday, y que ahora es un valuarte de investigación vulcanológica para el mundo, nuestro nevado del Ruiz. Esta idea la revivo de un insigne hombre el Doctor Gustavo Robledo protagonista de las grandes ideas para el desarrollo de nuestra urbe.