26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cruce de la Cordillera Central: un desafío que se hace realidad

19 de mayo de 2009
19 de mayo de 2009

Es así como el 4 de agosto del año pasado el Ministerio de Transporte y el Instituto Nacional de Vías (Invías) mostraron al país los resultados de 44 meses de obra.

Los trabajos permitieron excavar las profundas entrañas de la Cordillera, logrado terminar los 8.8 kilómetros de longitud del Túnel Piloto y sus obras anexas, consistentes en tres túneles de menor longitud y cuatro puentes, que con una inversión que supera los 177 mil millones de pesos, incluida la interventoría, corresponden a la Fase I del proyecto.

Las obras fueron contratadas en el 2004 e iniciaron el 12 de enero de 2005, tuvieron como propósito conocer la geología existente y así optimizar el proceso de construcción del túnel definitivo. Este logro del Gobierno Nacional es además un orgullo para la ingeniería colombiana que estuvo al frente de la obra.

La Fase II que en un plazo de 70 meses contempla la construcción de los Túneles del Segundo Centenario y la segunda calzada entre Calarcá y Cajamarca en una longitud aproximada de 23 kilómetros, fue adjudicada en diciembre pasado por un valor de 629 mil millones de pesos al Consorcio Segundo Centenario, en el cual tienen participación firmas de Colombia, México y España.

La interventoría del proyecto estará a cargo del Consorcio colombiano DIS S.A.-EDL Ltda., con una asignación presupuestal de 10.979 millones de pesos.

Colombia, en zona limítrofe entre los departamentos de Tolima y Quindío, formando parte de la vía Troncal Bogotá – Buenaventura, en el tramo Ibagué – Armenia, conocido como cruce de la Cordillera Central o Alto de La Línea.

El Portal Inferior del túnel se encuentra ubicado en el costado occidental de la Cordillera, el cual se identifica con el nombre de Portal Quindío (Galicia), aproximadamente a 19 kilómetros de la ciudad de Armenia, sobre una altitud de 2420 m.s.n.m. 36 kilómetros de la ciudad de Armenia.

La ejecución de esta obra no solamente trae grandes beneficios para la movilidad, conectividad y competitividad del país, al encontrarse dentro del eje de comercio exterior Bogotá – Buenaventura, sino que también representa una importante fuente de empleo, vinculando de forma directa a cerca de mil  personas en su primera fase de construcción.