11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Impuesto del 24 % a bebidas azucaradas aliviaría el sistema de salud

9 de abril de 2021
9 de abril de 2021
Un impuesto a las bebidas azucaradas evitaría el ingreso al sistema de salud de cerca 400.000 enfermos por afecciones crónicas. Foto: archivo Unimedios.

Si en Colombia se aplicara dicho gravamen durante los próximos 25 años, se evitarían 287.671 nuevos casos de enfermedades crónicas no transmisibles –obesidad o diabetes, por ejemplo–, 195.385 casos prevalentes de estas patologías y 21.237 muertes asociadas.

Alex Duván Romero Ruiz, magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), estimó el impacto que un impuesto a las bebidas azucaradas tendría para el sistema de salud en el país.

Según el magíster, en términos económicos un impuesto del 24 % a las bebidas azucaradas generaría un recaudo total de recursos por 99,6 billones de pesos.

Además, dada la variación en las tasas de morbilidad de la población, se tendría un ahorro en el sistema de salud por 31 billones de pesos, por lo que su implementación tendría un efecto económico neto para el país de 130 billones de pesos en un cuarto de siglo.

Para su trabajo, el investigador utilizó un modelo de costo-efectividad e incluyó dos fuentes de información: la cantidad de bebidas azucaradas consumidas en el país y el número de personas que se están enfermando. Esto teniendo en cuenta aquellas enfermedades asociadas con el consumo: obesidad, sobrepeso, diabetes mellitus tipo 2, enfermedades isquémicas del corazón, accidente cerebrovascular, hipertensión, osteoartritis y diversos tipos de cáncer.

Un problema de salud pública

Estudios internacionales indican que las personas que consumen diariamente una bebida azucarada de 350 ml tienen entre 24 y 31 % mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2, frente a quienes no las consumen. Otras investigaciones estiman que en todo el mundo 184.000 muertes anuales son atribuibles al consumo de este tipo de bebidas: 133.000 por diabetes, 45.000 por enfermedades cardiovasculares y 6.450 por distintos tipos de cáncer. Además, de estos, el 75,9 % ocurrieron en países de bajos y medianos ingresos como Colombia.

Implicaciones para todos

Una característica peculiar del sistema de salud en Colombia es la alta tasa de solidaridad que presenta su esquema de financiamiento, es decir que la salud se paga colectivamente.

El 39,6 % del gasto en salud corresponde al gasto público directo asociado con el régimen subsidiado; el 44,5 % al gasto en seguridad social en salud del régimen contributivo, y 15,9 % restante al gasto privado, que incluye el gasto de bolsillo, los seguros privados y la medicina prepagada.

Lo anterior tiene una implicación importante, ya que tácitamente la salud de un individuo se convierte en un bien público, por lo que las decisiones individuales de consumo y de hábitos no saludables afecta el bolsillo de todos los colombianos.

El magíster señala que “es necesario implementar un mecanismo de política que permita entregar información a la población respecto a la importancia de reducir sus consumos nocivos y así prevenir la aparición de distintas enfermedades. Así mismo, que permita aumentar la correlación entre los recursos que un individuo aporta al sistema de salud y el uso que este le da según su estado de salud”.

Al menos 19 países –entre ellos Dinamarca, Francia y México– han implementado un impuesto a las bebidas azucaradas como una política de salud pública orientada a reducir su consumo.


Agencia de Noticias UN – Unimedios