21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tecnología para disminuir el impacto de los trancones

24 de marzo de 2021
24 de marzo de 2021
Imagen Unimedios
  • Existen soluciones que permiten, entre algunas cosas, hacer un análisis sobre el flujo de vehículos, realizar su conteo, clasificarlos, conocer su velocidad promedio, la ocupación de las vías y el nivel de congestión para obtener datos de cada ruta y así realizar planificaciones de semaforización para mejorar la movilidad.

Bogotá, marzo de 2021. Uno de los ‘dolores de cabeza’ más grandes que sufren millones de colombianos es el tiempo que pierden en los trancones de las ciudades. Precisamente, durante los últimos días, se dio a conocer el índice de registro global de INRIX, el cual ubicó a Bogotá en el primer lugar entre las ciudades donde más se desperdician horas en embotellamientos. También aparece Medellín y da una guía de lo que acontece en las principales ciudades de Colombia. El panorama no es alentador.

Los avances tecnológicos han permitido grandes desarrollos en distintos sectores como la salud o la ciencia, ahora, es el turno para la movilidad que, en general, padece de graves problemas en todo el mundo. Al respecto, Giovanny Roncancio, presales engineer de Hikvision Colombia, indicó: “Evitar la congestión es un tema complicado; a nivel global todavía se está investigando cómo mejorar en ese aspecto, pero para tener un tráfico más fluido también se necesita una cooperación de las personas para que manejen sus vehículos de forma educada, así como una mejor planeación de semaforización y una rápida reacción ante incidentes. Allí es donde los avances pueden dar un aporte importante”.

En la actualidad existen soluciones que contribuirían a mejorar diferentes problemas de tráfico, por ejemplo, la seguridad y el flujo de tráfico en las intersecciones es una de las situaciones más complicadas y de las que más generan trancones. Usando la tecnología de video inteligente las autoridades de tráfico pueden monitorear el comportamiento de conducción en las intersecciones, lo que ayuda a reducir el riesgo de accidentes y acelerar el flujo del mismo.

Además de detectar vehículos que se pasan semáforos en rojo, la última generación de soluciones ayuda a prevenir el uso indebido de carriles, giros en ‘U’ ilegales, conducción en sentido contrario y otros incidentes que pueden causar siniestros y retrasos.

De igual manera, este tipo de plataformas ayudan a la detección de exceso de velocidad y la conducción peligrosa, utilizando ‘puntos de control’. El video inteligente verifica la velocidad de los automotores usando un radar de velocidad fijo en un punto de control, otra manera es analizando la velocidad promedio de un vehículo entre dos puntos de control. Si los vehículos viajan a velocidades peligrosas, las unidades de tráfico pueden activar una respuesta inmediata.

Día tras día vemos como las personas se estacionan donde quieren, sobre avenidas principales y concurridas, haciendo la movilidad todavía más compleja, el video inteligente ha sido esencial en muchas ciudades del mundo para librar esta “batalla” contra el parqueo ilegal, ya que las imágenes de alta resolución en escenarios de baja iluminación, reconocimiento de placas vehiculares y alertas automáticas en zonas restringidas han resultado ser vitales.

“Las cámaras o dispositvos de la solución de tráfico de Hikision cuentan con la tecnología Deep Learning, que -básicamente- se enfoca más en los escenarios de tráfico, con aplicaciones especiales como el check point para determinar velocidades y con la capacidad de vigilar hasta tres carriles con una sola cámara. A ello, se suman las topologías como e-pólice que vigilan cruces de semáforo para conocer los vehículos que sobrepasan semáforos en rojo, hacen giros prohibidos y otros tipos de infracciones que se pueden gestionar directamente desde la plataforma”, expresó Roncancio.

En la era de las comunicaciones y los datos, resulta imperativo usar este tipo de tecnologías para capturar los datos que generan las cámaras y así desarrollar aplicaciones y soluciones personalizadas según las necesidades específicas de cada ciudad. Es decir, llegar al futuro de la big data mediante la aplicabilidad de la información recogida.

Más información, más usos

La idea no es únicamente solucionar el problema de los trancones, sino aumentar la seguridad vial al detectar excesos de velocidad y conducción indebida como invasión de carril sobre línea continua, entre otras, al final el objetivo es crear conciencia en el conductor para que cumpla con las normas de tránsito y se eviten sanciones.

Otro objetivo es direccionar la implementación de las buenas prácticas de conducción, permitiendo así el uso adecuado de las vías públicas y el respeto hacia los demás. De igual manera, Hikvision posee tecnologías donde -a través de las cámaras- se puede examinar el estado de las vías, información que puede ser divulgada en pantallas informativas que están distribuidas en toda la vía por donde transita el conductor, eso le facilita elegir las vías que están descongestionadas y llegar más rápido a su destino.

“Mejorar la calidad de vida de los ciudadanos no se hace en un corto periodo de tiempo y tampoco basta la implementación de un solo proyecto. Las ciudades necesitan tener una visión, planificación y determinación larga y concreta. Durante esta transformación se requiere de la cooperación de los ciudadanos. Por ejemplo, en un sistema de infracciones, las multas no deben ser el objetivo, deben ser una manera de educar. Si un día todas las personas respetan el semáforo y mantienen velocidad por debajo del límite, se tendrán menos incidentes y los ciudadanos están ayudando creando un ambiente más seguro”, explicó el presales engineer de Hikvision.

Una ciudad y movilidad inteligentes, utilizan la tecnología junto a otros recursos al servicio de los ciudadanos para crecer de forma eficiente y sostenible, mientras que mejora la calidad de vida de quienes la habitan, en ese orden de ideas este tipo de soluciones no solo mejoran las vías desde el punto de vista tecnológico, también por medio de la información recogida a partir del flujo y cantidad de vehículos, horas pico y valle, accidentes, semaforización entre otras, se establece un comportamiento real en ciudad para empezar a tomar decisiones que mejoren la infraestructura y la calidad de vida de las personas.

Para cerrar, Roncancio señaló que “tener control de las vías teniendo en cuenta el incremento en el número de vehículos, presentando en los últimos años, da como resultado que se verifique y minimice el incremento constante en las condiciones de tráfico severo que afrontan las ciudades, todo con el fin de reducir el constante incremento de los accidentes de tráfico ocasionados por las malas prácticas de conducción y tener una mayor gestión de las infracciones de tráfico para optimizar la movilidad.