13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Inocular-vacunar, porque-por qué, manejar, el porqué

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
30 de marzo de 2021
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
30 de marzo de 2021

Quisquillas de alguna importancia 

De manera, pues, que sí, son sinónimos ‘vacunar’ e ‘inocular’, y que aquí sí se puede decir que ‘la culpa fue de la vaca’. 

¿Son sinónimos ‘inocular’ y ‘vacunar’? Hago la pregunta porque en el avance noticioso de primera página de LA PATRIA se lee; “Médicos internos regresarán cuando estén inoculados” (16/3/2021). Y a propósito de esta declaración, un amigo me dijo que no es lo mismo ‘inocular’ que ‘vacunar’. Me puse, entonces, a investigar, y encontré que, por sus definiciones, sí lo son. Ello es que ‘vacunar’ viene de ‘vacuna’, que, además de la de adjetivo, “perteneciente o relativo al ganado bovino”, tiene las siguientes acepciones como sustantivo: “Grano o viruela  que sale a las vacas en las tetas y que se transmite al hombre por inoculación para preservarlo de las viruelas naturales.// Pus de estos granos o de los granos de los vacunos”. Por esto, ‘vacunar’, con respecto a los seres humanos, significa “inocular a una persona un virus o principio orgánico convenientemente preparado, para preservarla de una enfermedad determinada”. E ‘inocular’ (del latín ‘inoculare’ – ‘injertar, inculcar; grabar en los corazones’) –no sobra la definición– es “introducir en un organismo una sustancia que contiene los gérmenes de una enfermedad”. De manera, pues, que sí, son sinónimos ‘vacunar’ e ‘inocular’, y que aquí sí se puede decir que ‘la culpa fue de la vaca’. ***

En el mismo avance leemos: “Investigan porque tres administradores y 15 especialistas estaban priorizados en etapa I del programa de vacunación…”. ¿No será “investigan por qué tres administradores…”?, es decir, ‘investigan cuál fue la razón de esa priorización’.  Es frecuente el empleo de la conjunción causal ‘porque’ (“por causa o razón de que”) en lugar de la locución adverbial ‘por qué’ (“por cuál razón, causa o motivo”), la apropiada en la frase glosada, que entraña una pregunta que debe ser respondida. La conjunción causal se emplea cuando ya se conoce la causa de un hecho, por ejemplo, ‘lo castigaron porque se portó mal’; la locución adverbial, cuando esa causa es desconocida, verbigracia, ‘la autoridad investiga por qué una persona decente cometió semejante crimen’. Son quisquillas, sí, pero de suma importancia. *** 

La primera vez que hablé del manoseado y abusado verbo ‘manejar’ fue en julio de 2006. De entonces a hoy, unas ocho veces he escrito sobre él, porque su empleo lo convirtió en maleza. Entra uno a un almacén, pregunta por crema dental, y le responden: –“Aquí no manejamos ese producto”. Va uno a una oficina de la alcaldía, pide información sobre el impuesto predial, y le contestan: –“Aquí no manejamos eso”. Y si uno lee periódicos, encuentra frases como ésta: “Cumplí mi objetivo que era conocer cómo funcionaba la Secretaría, qué proyectos se manejaban” (LA PATRIA, primera página, Francisco Vallejo, ex secretario de Educación de Caldas, 17/3/2021). Para el efecto que de esta observación pretendo, copio los verbos que propone el diccionario de María Moliner relacionados con la entrada ‘proyecto’: “Concebir, elaborar, forjar, dar forma, formar, hacer, idear, abrigar, tener (en), trazar, cambiar de, llevar a cabo, desarrollar, llevar a efecto, poner en ejecución, ejecutar, poner por obra, llevar a la práctica, poner en práctica, realizar, llevar a término”. ¿Y ‘manejar’? No lo menciona, porque ‘manejar’ es “usar algo con las manos”. Y aunque significa también “usar, utilizar, aunque no sea con las manos”, el escritor y el hablante deben analizar en qué casos se puede utilizar castizamente con esta significación. *** 

En el segundo párrafo me referí a la locución adverbial ‘por qué’, que no debe confundirse con el sustantivo ‘porqué’ (el), ‘la razón, la causa, el origen de algo’, y que siempre debe emplearse con un artículo, determinado o indeterminado. Como sustantivo, es variable en número –‘el porqué, los porqués’, norma que la columnista de El Tiempo Melba Escobar no aplicó en esta afirmación: “Mi hija Matilde está en la edad de los por qué” (15/3/2021). “…en la edad de los porqués”, a saber, ‘en la edad de las preguntas’.

[email protected]