16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Expertos recomiendan «terapia de choque» para reforma tributaria en Colombia, pero tardará años

18 de marzo de 2021
18 de marzo de 2021
Fachada exterior del edificio principal de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) .REUTERS/Luisa González.

Por Nelson Bocanegra 

BOGOTÁ, 18 mar (Reuters) – Una misión de expertos recomendó el hoy a Colombia disminuir las exenciones tributarias, ampliar la base de contribuyentes y modificar tarifas para poner en orden el complejo sistema de impuestos del país, que se prepara a realizar una reforma para incrementar sus ingresos.

La iniciativa que el Gobierno presentará al Congreso buscaría elevar en un 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB) el recaudo, en momentos en que la nación incrementó drásticamente su gasto para enfrentar las necesidades provocadas por el estallido de la pandemia de coronavirus.

La Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios resaltó que el sistema de impuestos colombiano está desalineado de los estándares internacionales y debe ser más simple, equitativo y eficiente.

«La conclusión es que Colombia realmente debe hacer algo drástico en el campo de los impuestos y que este es un buen momento», dijo David Rosenbloom, decano de tributación internacional de la Universidad de Nueva York.

«El sistema requiere y exige un tipo de terapia de choque (…), esto no va a ser algo que se logre en un periodo de tiempo corto, esto es algo que va a tardar años», admitió el catedrático.

Entre las propuestas de la misión están la reducción de la carga tributaria a las empresas e incrementar la cantidad de personas que declaran renta, así como ajustes al cobro del impuesto a las ventas o IVA a más productos exceptuando los de primera necesidad.

La cuarta economía de América Latina ha tenido en los últimos 20 años 12 reformas tributarias.

El costo fiscal de los beneficios tributarios en Colombia alcanza 69,1 billones de pesos (19.445 millones de dólares), equivalente a un 6,5% del PIB.

Al cierre del año pasado declaraban renta 3,81 millones de personas y 549.757 empresas en el país sudamericano de 50 millones de habitantes.

Sin prisa, pero sin pausa

El Gobierno deberá calibrar cuidadosamente los ajustes del sistema tributario, para evitar efectos adversos en medio de la debilidad de la economía, que en 2020 se contrajo un histórico 6,8%, pero con la urgente necesidad de levantar más recursos para evitar un mayor deterioro de sus finanzas.

«Esto tendrá que hacerse de una forma equilibrada, el Gobierno no quiere hacer una reforma demasiado rápida porque entonces la reforma tributaria como tal podría perjudicar la recuperación económica», dijo Bert Brys, de la secretaría técnica de la OCDE.

«Pero no puede ser demasiado lenta debido a ese déficit fiscal tan alto que puede asustar a los inversionistas y a las agencias calificadoras de riesgo», agregó Brys.

El nivel de deuda de Colombia saltó al 64,8% del PIB y espera reducirlo gradualmente al 59,2% del PIB en 2031, lo que hace crucial incrementar sus ingresos.

El país se vio obligado a suspender una regla fiscal durante 2020 y 2021 para elevar el déficit fiscal, que para este año sería de un 8,6% del PIB.

Analistas estiman que la regla -la hoja de ruta en materia fiscal- tendría que ser modificada o suspendida, teniendo en cuenta la imposibilidad de cumplir con el objetivo de déficit fiscal en 2022, que se proyectaba en 2,5% del PIB antes de la pandemia.

Colombia estableció para 2021 una meta de recaudo neto de impuestos de 147,2 billones de pesos (41.423 millones de dólares). Los ingresos tributarios de Colombia son un 19,3% del PIB.

La carga tributaria para las empresas en el país alcanza un 54%, superior al 33,6% en promedio a nivel internacional.

Para Kent Smetters, otro miembro de la misión, la reforma estructural al sistema tributario es crucial para que el país sea más atractivo a los inversionistas extranjeros y amplíe su mercado de capitales.

«El capital quiere moverse, quiere viajar, quiere invertir en países como Colombia y para que esto suceda los inversionistas tienen que poder creer que el acceso a ese mercado es justo, que las reglas de juego son claras, que el mercado es estable», explicó.

(1 dólar = 3.553,51 pesos)