16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El momento de Víctor Manuel

28 de marzo de 2021
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
28 de marzo de 2021

El gobernador del Risaralda, Víctor Manuel Tamayo Vargas, está en su salsa.

Como actor gubernamental, maneja la calle y tiene su discurso claro en plena pandemia. Tiene marca propia y le funciona. Comunica su carisma. Es él.

El timón no lo suelta y  asesorado en lo económico por el Secretario de Hacienda, Mejía, no muestra el desastre pandémico en las finanzas como  se pronosticó en una Colombia adversa.

El equilibrio fiscal tiene horizonte sin asfixiar al contribuyente.

Antes por el contrario: plan de desarrollo con cifras más que optimistas, proyectos en marcha, Aguas y Aseo con otro rostro, la CARDER con estabilidad administrativa, prospectiva vial, presencia municipal. Le ha “metido la mano” para bien en el laberinto oscuro de una contratación en Infraestructura que poco a poco rescata en medio de encisos y leyes. No se “escondió” en la figura cruel de la pandemia. La salud está.

No guarda el tecnicismo social. Su agenda social. No lo modificará – como muchos quieren – porque la gente conoce el propósito vivo de su verbo en este aspecto. Le gusta gastárselo cerca a la gente. Hay una buena energía.

Asistencialista, le enrostran con gesto primario quienes no conocen u omiten  la pobreza que se levanta en medio del temor y la incertidumbre. ¡Tiene hambre de gobernar!

Conoce la vulnerabilidad en Pereira y los restantes municipios, recorriendo calles y carreras, veredas, corregimientos. La Risaralda subterránea que existe en Pueblo Rico, que mata en la minería, que esconde cifras de desempleo en el Área y en el déficit de indicadores que se palpa. Que se siente.

Su esposa, le ayuda en el propósito de armonizar el mando con actividades propias de sus funciones. Le entusiasma y tiene el ritmo de la convicción y la condición humana. ¡Es el momento del gobernador Tamayo!

[email protected]