19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Joven puede perder visión en un ojo tras ser herido en una protesta en Bogotá

25 de febrero de 2021
25 de febrero de 2021
Gareth Steven Sella Forero. Foto twitter @Marovaan

Bogotá, 25 feb (EFE).- El joven Gareth Steven Sella, quien resultó herido supuestamente por la policía durante una protesta contra los abusos policiales en el centro de Bogotá, tiene comprometida la visión de su ojo izquierdo por el impacto que recibió de un artefacto que hasta ahora no ha sido identificado.

Gareth Steven fue herido el miércoles durante una manifestación contra la brutalidad policial y producto de la lesión fue sometido a una cirugía en el Hospital San Ignacio de Bogotá.

«Desafortunadamente el diagnóstico médico es de trauma severo en su ojo», dijo la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien acompañó a su familia y amigos hasta la medianoche en el centro médico.

Sus familiares explicaron además a medios locales que el joven tendrá que ser sometido a otra intervención quirúrgica y nuevos exámenes que determinen si podrá recuperar al menos el 10 % de la visión en el ojo afectado.

«Dicen que lo que le están haciendo puede hacer que recupere el 10 % de la vista y eso siendo optimistas», dijo su hermana, Kimberly Sella, a City TV.

CRÍTICAS HACIA LA POLICÍA

Las autoridades investigan si el joven fue herido con un arma de goma del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía colombiana, como aseguran algunos de los manifestantes, o si fue golpeado con una de las piedras que arrojaban las personas que salieron a protestar el miércoles.

La posibilidad de que Gareth Steven haya sido herido por el Esmad, intensificó las críticas hacia ese cuerpo de élite de la Polícia, responsable de la muerte en 2019 del joven Dilan Cruz por un proyectil disparado en una protesta pacífica en Bogotá.

La alcaldesa López lamentó que una protesta pacífica terminara con un nuevo hecho que «todos debemos rechazar» y exigió claridad sobre las circunstancias en las que Gareth Steven resultó herido.

«Me duele en el alma ver a nuestros jóvenes en hospitales por salir a reclamar sus legítimas causas. También avanzamos en la investigación», aseguró a través de sus redes sociales.

Sin embargo, López también ha sido duramente cuestionada por los abusos de la Policía en la capital y muchos sectores, incluidos políticos de su mismo partido, le han exigido resultados contundentes contra el exceso de fuerza de los uniformados, que dependen de su Administración, durante las protestas.

«En Bogotá están mamados, hartos, cansados y hastiados de los abusos tanto de la policía como de su Esmad. Y la obligación que tiene Claudia López como alcaldesa es entender que lo que se ha hecho hasta ahora ha sido insuficiente, ya no se aceptan palabras se exigen resultados», cuestionó Inti Asprilla, representante a la Cámara del partido Alianza Verde, del que hace parte la alta funcionaria.

VERSIONES ENCONTRADAS

Según la Policía, no hubo una orden directa de la Alcaldía para que el Esmad interviniera en la protesta de ayer, sino que los uniformados reaccionaron a los actos vandálicos de algunos manifestantes que arremetieron contra agentes e intentaron destruir una motocicleta de la institución.

El secretario de Seguridad de Bogotá, Hugo Acero, aseguró que ante los disturbios los agentes del Esmad, que seguían la marcha desde la parte de atrás, se mezclaron entre los manifestantes y accionaron bombas aturdidoras.

Varios gestores de convivencia, intermediarios de la Alcaldía para evitar alborotos, también resultaron heridos durante la protesta en la que además hubo daños y destrozos contra estaciones del sistema de autobuses TransMilenio y establecimientos comerciales.

De acuerdo con la ONG Temblores, Gareth Steven hace parte del grupo Escudos Azules que acompaña las marchas para vigilar que estas transcurran de manera pacífica y sin enfrentamientos con los uniformados.

Temblores organizó un informe, basado en datos del Instituto Nacional de Medicina Legal, en el que recogió que la Policía colombiana asesinó en 2020 a 86 civiles, de los cuales el 36 % de las víctimas eran jóvenes entre los 15 y los 24 años. EFE