3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cuaderno de la doble vida (Pfeiffer) de Pedro Lastra

21 de febrero de 2021
21 de febrero de 2021

Darío Jaramillo Agudelo, redactor

Pedro Lastra (Quillota, Chile, 1932), paralelamente a su rol de profesor –ya emérito– de Stony Brook, a lo largo de su vida ha publicado varios volúmenes que lo certifican como uno de los más notables poetas chilenos de la actualidad. En 1984, Enrique Lihn publicó una antología de Lastra, Cuaderno de la doble vida, que ahora se reedita añadiéndole algunos poemas posteriores y un excelente prólogo de Marcelo Pellegrini. Dice Pellegrini que “en Pedro Lastra la poesía es una sosegada meditación sobre el tiempo, de lo que se desprende necesariamente una reflexión sobre la muerte. La poesía de Pedro Lastra es una partitura musical compuesta para que se interprete sin estrépito y con disimulo, ‘a la sordina’”.

Copla

Dolor de no ver juntos
lo que ves en tus sueños

Pedro Lastra

Ya hablaremos de nuestra juventud

Ya hablaremos de nuestra juventud,
ya hablaremos después, muertos o vivos
con tanto tiempo encima,
con años fantasmales que no fueron los nuestros
y días que vinieron del mar y regresaron
a su profunda permanencia.

Ya hablaremos de nuestra juventud
casi olvidándola,
confundiendo las noches y sus nombres,
lo que nos fue quitado, la presencia
de una turbia batalla con los sueños.

Hablaremos sentados en los parques
como veinte años antes, como treinta años antes,
indignados del mundo,
sin recordar palabra, quiénes fuimos,
dónde creció el amor,
en qué vagas ciudades habitamos.

Pedro Lastra

NO VUELVAS AL PASADO,
nadie te espera allá.
Más temprano que tarde
te dirá la sirena
con su canto dulcísimo:
“Ven aquí, ven aquí,
encontrarás el reino perdido de tu fábula,
la amistad y el amor de los días sin fin,
mira estos bellos lienzos
tendidos para ti,
este es el paisaje y el lugar que te esperan
y esas figuras son las que buscas en sueños”.
Todo eso oirás, y suaves músicas
de nostalgia y regreso. La sirena
(su nombre es tentación)
no se irá de tu lado, repitiendo su canto.
No escuches. Ha llegado
la hora de la verdad:
no hay ensalmo que valga. El hoy es aún hermoso.
Yo sé lo que te digo.

Pedro Lastra