19 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Siete claves para prevenir lesiones deportivas 

6 de enero de 2021
6 de enero de 2021
Closeup and selective focus on applying bandage onto patient’s hand.

Llegó la época en la que todos están haciendo sus promesas para el año que comienza y una muy común es hacer ejercicio. La actividad física tiene evidentes beneficios para la salud porque puede mejorar la calidad de vida y reducir la aparición de enfermedades como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, el cáncer, entre otras relacionadas con un estilo de vida sedentario. Sin embargo, si no se realiza deporte de manera adecuada, los resultados pueden ser lesiones. 

Las lesiones o molestias osteomusculares pueden ocurrir por posturas y/o prácticas inadecuadas o por el uso incorrecto de equipos durante el entrenamiento. “Una de las claves para evitar lesiones consiste en hacer siempre un calentamiento de mínimo cinco minutos antes de comenzar la rutina. De esta manera se estimula la musculatura, se mueven las articulaciones, los tendones y las estructuras”, asegura Catalina Chica, médica deportóloga adscrita a Colsanitas.  

La actividad física es un hábito saludable, sin embargo, como todo, es un proceso. No es recomendable iniciar con rutinas fuertes si se es una persona sedentaria. Con mucha frecuencia, el entusiasmo inicial se evapora y la energía disminuye poco a poco por el hecho de querer resultados rápidos y no tener éxito. Por el contrario, lo que se puede obtener es la aparición de lesiones asociadas a una mala práctica, como impactos, choques o traumatismos.  

Asimismo, la edad también influye. En personas adultas el ejercicio se formula como una medicina y quien debe prescribirlo es un profesional idóneo, por lo que antes de comprar cualquier máquina o implemento, lo mejor será evaluar su estado físico y de salud. Recuerde, además, que los instrumentos que utilice para su actividad deben ser los adecuados para su cuerpo y en eso solo lo podrá asesorar su médico.  

Precisamente, para prevenir lesiones deportivas, a continuación le entregamos siete recomendaciones: 

1.       Asesórese de un experto: consultar profesionales y pedir una valoración física es el primer paso para empezar a hacer ejercicio de manera correcta. Acuda a un médico del deporte para que le realicen una evaluación adecuada de su condición física y, de acuerdo con los resultados y sus necesidades, diseñen un plan de entrenamiento ajustado a lo que requiere.  

2.       Tenga en cuenta el fittingno todas las bicicletas, raquetas y elementos en general están diseñados para todos, por eso es importante que el instrumento con el que practique su actividad física sea el adecuado para su cuerpo. Un médico del deporte observará las medidas, la inclinación de la rodilla, la postura y el material y peso de los implementos, para asegurar que sean los adecuados para sus características y necesidades.  

3.       Empiece con un nivel bajo de exigencia: recuerde que todo es un proceso y vívalo con calma; la evolución de su cuerpo es la que le permitirá aumentar poco a poco los niveles de exigencia en la actividad física. Evite copiar el ritmo de las clases virtuales o practicar ejercicios de nivel avanzado para los cuales no ha tenido la preparación adecuada.   

4.     Caliente antes de entrenar: una de las partes más importantes del entrenamiento es el calentamiento, este relaja los músculos y tendones, aumenta el flujo sanguíneo y ayuda a evitar lesiones. Calentar entre cinco y diez minutos antes de comenzar la rutina prepara el cuerpo para realizar ejercicios intensos en óptimas condiciones.   

5.     Estire al terminar: el estiramiento, al finalizar las rutinas, permite relajar los músculos, liberar la tensión que surge del entrenamiento y aumentar el rango de flexibilidad. Además, esta práctica ayuda a prevenir lesiones y desgarres musculares. Para encontrar los ejercicios que mejor se adapten a su caso particular, es importante consultar al deportólogo.   

6.       Hidrátese bien: tenga en cuenta que el consumo de agua en las cantidades adecuadas disminuye el riesgo de lesiones porque los músculos están compuestos en gran parte por este líquido y necesitan hidratarse para realizar las funciones metabólicas y de movilidad.  

7.       Consulte al médico: si siente algún tipo de dolor o molestia suspenda el ejercicio y consulte un experto de la salud pues, sin la atención adecuada, esto podría convertirse en una lesión grave.