16 de enero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pesar en Pereira por la muerte de Rubén Darío Monsalve Arias

12 de enero de 2021
12 de enero de 2021

Por: Rubén Darío Franco Narváez

“… Cuando un amigo se va /Se queda un árbol caído /Que ya no vuelve a brotar /Porque el viento lo ha vencido…” -sentido tema musical del cantautor argentino José Alberto García Gallo, más conocido como Alberto Cortez.

El huracán covid-19 se llevó a mi gran amigo Rubén Darío Monsalve Arias –un ser humano excepcional- que murió en la mañana del domingo 10 de enero 2021, a sus 68 años de edad.

Nos dejó imborrables huellas, marcadas con buenas acciones, de lecciones ejemplares en su vida bondadosa signada por el Creador del Universo.

Cumplió la misión terrena. En la rendición de cuentas al SUPREMO, en el cuaderno de la vida, sus tareas merecen altas calificaciones como sobresaliente ser humano: hijo virtuoso; incomparable hermano; esposo amable; padre responsable; cariñoso abuelo; benévolo amigo; trabajador incansable; católico firme; corazón caritativo; hombre honrado y ciudadano a carta cabal.

Rubén Darío Monsalve Arias, segundo hijo de José Palacio Monsalve y Martha Arias, llegó a Pereira en 1.984, proveniente de la Loma “San Javier de la Puerta”-Medellín, con su fábrica de confecciones “Chaco”; se casó con la  dama Ligia Londoño (Q.E.P.D.), con quien tuvo cuatro hijos a los que amó ilimitadamente: Rubén Darío, Sandra Milena, Edison y Julián David. Alcanzó a disfrutar del cariño de sus cinco nietos; y, de sus cinco hermanos: Juan del Mar, Balmore, Edward, Cielo y Stella.

Desde su empresa hizo estimados aportes a Pereira, en los campos económicos, cívicos, culturales, deportivos y sociales. Patrocinó y jugó en varios equipos de fútbol de la ciudad; entre ellos: Creaciones Chaco, Mister Ford, Selección Periodistas, 1 A Televisión, La Patria y “Amigos Pandacata”.  Gozó del aprecio del gremio de periodistas de Pereira, Risaralda y Antioquia.

Rubén Darío Monsalve Arias, cinco años después de la muerte de su esposa Ligia, se casó con la cantante de música sacra Aceneth Soto, con quien compartió largas jornadas de oración y alabanzas a Jesucristo y La Virgen María.

Su mensaje final, antes de partir a la vida eterna, fue: “Por favor cuídense. De la única forma de combatir La Pandemia es colocándonos en las Manos de Dios”.

Rubén Darío Monsalve y sus cuatro hijos