8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La defensa de Saab critica el retraso en su puesta bajo arresto domiciliario

24 de enero de 2021
24 de enero de 2021
Imagen El Heraldo

Praia, 24 ene (EFE).- El equipo legal del empresario colombiano Alex Saab, presunto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, criticó hoy a las autoridades de Cabo Verde, país donde permanece detenido, por el retraso en su puesta bajo arresto domiciliario.

Esta demora resultará en que la medida no se haga efectiva «hasta al menos el lunes», a pesar de que un tribunal de apelaciones caboverdiano la había autorizado ya el pasado jueves.

Según un comunicado difundido este sábado por los abogados de Saab, el motivo de que el empresario colombiano no haya pasado a arresto domiciliario es que la policía local no fue aún notificada «oficialmente» de la decisión del tribunal de apelaciones.

«El equipo jurídico se ha puesto en contacto con el secretario del Tribunal de Apelaciones de Barlavento y la Oficina del Fiscal General y ambos han confirmado que todas las autoridades competentes fueron notificadas el mismo día, dejando envuelto en un misterio por qué no se informó a la policía de Sal (isla caboverdiana donde fue detenido Saab)», sostienen los letrados en el mensaje.

Además, los representantes del empresario colombiano criticaron que la jueza que lleva el caso en Cabo Verde no se presentara el viernes a una audiencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO, bloque regional al que pertenece Cabo Verde), alegando problemas derivados de la pandemia de covid-19.

«Esta ausencia equivale a un claro y deliberado intento del Gobierno de Cabo Verde de sabotear la audiencia y desacreditar al Tribunal (de la CEDEAO)», opinaron los abogados de Saab.

En dicha audiencia, según el equipo legal de Saab, se iba a estudiar la posible «inmunidad e inviolabilidad diplomática» del acusado en calidad de enviado del Gobierno venezolano.

LAS ACUSACIONES CONTRA SAAB

Saab, de 41 años, fue detenido el 12 de junio de 2020 cuando el avión en el que viajaba hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla caboverdiana de Sal, tras una petición de Estados Unidos cursada a través de Interpol por supuesto blanqueo de dinero.

Estados Unidos considera a Saab «testaferro» de Maduro y sospechoso de haber lavado -junto a su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido- hasta 350 millones de dólares (unos 296 millones de euros) para supuestamente pagar los actos corruptos del presidente venezolano.

En diciembre pasado la Justicia caboverdiana había denegado la prisión domiciliaria a Saab y unas semanas después dio luz verde a su extradición a Estados Unidos, decisión que sus abogados anunciaron inmediatamente que iban a apelar.

Antes de eso, sin embargo, el 30 de noviembre, el Tribunal de Justicia de la CEDEAO había dictaminado un cambio en el régimen de encarcelamiento del acusado para que pudiese tener acceso a su familia, abogados y doctores dados sus supuestos problemas de salud.

Según la defensa de Saab, su estado de salud es «débil» por una «condición de cáncer existente», de la que no se han ofrecido mayores detalles.

Esta misma semana la Cancillería venezolana había exhortado a la CEDEAO en un comunicado a hacer cumplir el recurso de prisión domiciliaria.

El caboverdiano Tribunal de Apelaciones de Barlavento autorizó finalmente su paso a arresto domiciliario el jueves pasado. EFE