18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El profesor vencido.

10 de enero de 2021
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
10 de enero de 2021

El primero, fue un uruguayo, profesor de Periodismo, quien renunció a la docencia en vista de que sus alumnos estaban más interesados en sus celulares que en los temas de sus clases. Ahora es un español a quien Arturo Pérez-Reverte entrevista y al preguntarle la razón por la cual se da por vencido, responde que definitivamente el plan de estudios es un verdadero desastre porque ya, asignaturas como el “griego y el latín” ya no se ofrecen en los centros educativos.

Entonces vino a mi memoria la solicitud de unos líderes indígenas Embera-Chamí hace ya algunos años, en el sentido de pedir a la Secretaría de Educación, que nombrara profesores indígenas para la población Chamí que se había establecido en Pereira. Me parecía una petición lógica, pero les recordé que el establecerse en un territorio diferente, era necesario adquirir habilidades para poder interactuar con el grupo humano establecido, en este caso, en Pereira.

Podríamos decir entonces que dependiendo el contexto, se hace necesario estructurar los contenidos educativos. Y de alguna manera es lo que en la actualidad estamos viviendo, una época en donde hay unos grandes desarrollos tecnológicos que afortunadamente han sido fundamentales para superar los grandes problemas que nos ha traído una pandemia como la que estamos padeciendo en la actualidad.

Pienso que en el caso de los profesores “vencidos”, se aplica la misma norma. Es necesario formar a estas alturas del siglo XXI, jóvenes con habilidades tecnológicas y unos idiomas que les permita una comunicación fluida con las personas con las cuales interactúan. Ya Julián De Zubiría ha planteado hasta la saciedad que no es posible que los profesores sigan utilizando pedagogías del siglo XIX para formar jóvenes del siglo XXI.

Sin duda, uno de los aspectos que por fortuna ha permitido una continuidad en muchas actividades comerciales, educativas, es el desarrollo tecnológico que la humanidad viene experimentando. De lo que se trata entonces es de repensar metodologías en el campo de la docencia, lo mismo que regular el trabajo desde el hogar porque las nuevas tecnologías llegaron para quedarse y evolucionar. Y como herramientas, somos los seres humanos los que podemos determinar de qué manera las utilizamos y en qué campos. Sin olvidar desde luego, el necesario refuerzo que se haga desde los diferentes espacios educativos y en hogar, que el civismo y la ética deben convertirse en el alma de los planes de estudio.