17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Noviembre, mes apocalíptico

1 de diciembre de 2020
Por Antonio Cano García
Por Antonio Cano García
1 de diciembre de 2020

El mes de Noviembre del 2020, perdurará en nuestras memorias como el mes negro del año que marcó a los Colombianos. Tantas desgracias y sinsabores en este mes— triste para los que solo nos percatábamos de las tragedias e interminable y doloroso para aquellos que han tenido que vivirlas.

El nuevo Covid-19 cada día dejando cerca de doscientos fallecimientos y en algunas ciudades las UCI llenas de pacientes haciendo turno para pasar a los hornos crematorios. Los colombianos que no mueran por el Covid-19, podrían morir de hambre o mediante el suicidio al no encontrar salida a la crisis en un país con altas tasas de desempleo, inseguro, e inhumano. Un país donde gobernar es sinónimo de búsqueda fácil de riqueza, donde el país democrático lo estamos convirtiendo en una monarquía. Veinte años bajo, el mismo reinado y cada día encaminados hacía la debacle.

Noviembre como todos los meses de este año, ha sido mes de masacres–de personas en su mayoría campesinos–asesinados solo para causar terror y despojarlos de sus tierras, donde después aparecerán hermosas haciendas. Pregúntele al exmagistrado Jorge Pretelt cómo obtuvo la hacienda de 3000 hectáreas llamada la corona. La masacre en el municipio de Betania en el Departamento de Antioquia nos llena de estupor. Diez humildes campesinos recolectores de café masacrados sin ninguna razón—esto solo sucede en un país donde la vida no vale nada. El Sr. presidente muy tieso y muy majo diciendo que son muertes selectivas. ¿Esto significa que ser recolector de café es selectivo para sentenciarlo a muerte?

Noviembre, mes de los huracanes. Lota destruyó a Providencia y a San Andrés. Sólo Dios en su infinita bondad protegió a los habitantes de Providencia. Un huracán 5 nunca se había sentido en el territorio colombiano, y esta hermosa isla de más de cuatrocientos años de existencia, siempre ha sido un paraíso donde su hermoso paisaje era fuente de inspiración para convertir días en cortos minutos, donde siempre reinaba la felicidad. Ahora nuestros hermanos sufriendo y viviendo de hermosas promesas a las que los colombianos estamos acostumbrados, y las cuales a medida que pasan los días se olvidan. En eso de prometer es experto el Dr. Duque.

Noviembre del 2020, mes negro. En dos ocasiones, el pueblo colombiano sentado frente al televisor, con la esperanza de ver triunfar a nuestro equipo y así llenar nuestros corazones de alegría. Si al equipo colombiano, conformado por figuras internacionales y dirigido por un costoso director técnico, le empacaron nueve goles en solo dos partidos, qué hubiese sido que estuvieran jugando contra Brasil o Argentina? Porque podrían haber sido el doble. El único pecado, haberse jugado esos dos partidos en el mes de Noviembre, y haber menospreciado a nuestro gran Pékerman que nos regaló tantos momentos emotivos.

El mes lo terminamos con las marchas del 19 y 21 de noviembre para protestar por el mal gobierno. Por fortuna, sin muertos porque la lluvia enfrió a los marchantes y la policía se pudo ir con su uniforme limpio y con las bombas lacrimógenas guardadas en sus chalecos. La semana la rematamos con el día sin IVA, donde los colombianos coparan sus tarjetas de crédito y empezaran a pagar la módica tasa de usura de más del 27% de interés anual. Esto significa que, si usted saco un televisor de dos millones de pesos en un año, las arcas de los banqueros se habrán inflado en $540.000; dinero que saldrá de su humilde presupuesto. Además, en 10 días esteremos recibiendo la noticia del incremento de esta pandemia. Cuando empezó el Covid-19, se decretaban toques de queda para obligar al encierro. Ahora, el gobierno estimula el salir de compras, así sea solo a refrescar la vista a través del vitrineo.

Noviembre mes triste, donde el fenómeno de la niña tiene la mayor parte de nuestro territorio inundado, dejando a miles de familias sin techo y arrasando con los cultivos, ante la mirada insolente del gobierno que nunca ha conformado sólidos establecimientos de atención y previsión de desastres y después de cada tragedia se escucha decir “Se pudo haber evitado”.

Hoy, cerrando el mes de Noviembre en Riosucio, municipio del Chocó, 73 viviendas fueron arrasadas por el fuego, dejando mas de cuatrocientos habitantes sin techo y viviendo en la miseria. Esta desgracia ya había ocurrido antes y les habían prometido un carro de bomberos, el cual nunca llegó.

Noviembre se ha convertido en Colombia como el mes del terror, solo con recordar el 06 de Noviembre de 1985 cuando 35 guerrilleros del M-19 se tomaron el Palacio de Justicia en plena Plaza de Bolívar, y secuestraron 200 personas, entre ellas a un importante número de magistrados de las altas Cortes, originando 28 horas de terror. No se había recuperado el país de este duro golpe cuando el 13 de Noviembre, la avalancha del nevado de Ruiz borró la población de Armero originando la muerte a mas de veinte mil Colombianos.

El mes de noviembre también ha sido el mes del terror. El lunes, 27 de noviembre de 1989, el vuelo 203 de Avianca, fue el viaje de un avión Boeing 727 que fue víctima de un ataque terrorista y explotó en pleno vuelo sobre el municipio de Soacha poco después de haber despegado del aeropuerto El Dorado de Bogotá con destino a Cali, causando 107 muertes.

El 28 de Noviembre del 2016, el vuelo 2933 procedente de Bolivia y con destino al aeropuerto internacional José María Córdova de Rionegro, transportaba a los integrantes del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, se estrelló y de los 77 ocupantes, sólo sobrevivieron seis.

También un 27 de Noviembre de 1983, un avión Jumbo Boeing 747 de Avianca, cuando se disponía a aterrizar en el aeropuerto de Barajas en Madrid, se fue a tierra causando la muerte a 159 personas y con solo 7 sobrevivientes. Este avión procedía de Paris y debía continuar su vuelo a Caracas y destino final Bogotá, razón por la cual la mayor parte de los pasajeros eran Colombianos.

Por todo lo anterior, oraciones, muchas oraciones por los miles de muertos que en este triste Noviembre, pasan a engrosar la lista de querubines en el cielo.