12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Joven colombiano, ejemplo para el mundo

2 de diciembre de 2020
Por Fernando Escobar Giraldo
Por Fernando Escobar Giraldo
2 de diciembre de 2020

Un colombiano de 23 años, Santiago Tobar Potes, con una historia fascinante y una vida ejemplar, se convirtió en noticia nacional en Estados Unidos el pasado fin de semana tras darse a conocer que entre 790,000 jóvenes beneficiarios del programa migratorio DACA, es el primer latino ganador de la beca Rhodes, la más prestigiosa del mundo, que le permitirá continuar sus estudios de postgrado en la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Santiago nació cuando sus padres apenas tenían 16 años de edad. Eran estudiantes universitarios en Cali y al emigrar a Estados Unidos se dedicaron a lavar carros para poder subsistir. Después la madre, separada, se encargó de la crianza. La familia huyó de la violencia en Colombia cuando terroristas de las FARC asesinaron a los abuelos maternos de Santiago.

Llegó a Estados Unidos a los 4 años de edad y durante muchos años hablaba solamente Español. Iba a la escuela primaria en una ciudad al lado de Miami, llamada Sweetwater, donde una profesora de origen cubano, Marina Esteva, lo ayudó a salir adelante y hasta hoy es todavía su consejera.

A los 17 años, Santiago obtuvo una beca para estudiar idiomas en Beijing y DACA le permitió alcanzar ese sueño ya que años antes él y su familia se libraron de ser deportados tras huir de agentes de inmigración por la puerta trasera del lugar donde residían.

Fue la primera de varias becas. Gracias a su capacidad, dedicación y disciplina, se graduó este año (2020) en la Universidad Columbia de Nueva York. El joven colombiano habla además de Inglés y un muy buen Español, Francés, Portugués, Italiano, Creole y Mandarin. Y no conforme con ello, está estudiando Arabe y Ruso. Además, aprendió a interpretar el violín con tan especial habilidad que ha sido maestro de decenas de jóvenes. Fue alumno de International School of Music y Miembro de Miami Youth Orchestra.

Santiago Tobar Potes, a sus 23 años, es el mejor ejemplo de la perseverancia y una muestra del valor intelectual que tienen casi un millón de jóvenes a los que el presidente Donald Trump ha querido expulsar del país, amenazando con acabar el programa DACA (Acción Diferida para Quienes Llegaron a EE. UU. Siendo Niños). Tan solo en Florida hay mas de 100,000 beneficiarios de DACA los cuales se calcula pagan cerca de 215 millones de dólares en impuestos. Les llaman “Soñadores” (Dreamers). Santiago se siente orgulloso de ser uno de ellos, no olvida los lazos con su natal Colombia, pero asegura que los jóvenes de DACA, como él, hacen parte de la sociedad norteamericana y deportarlos sería un error, una destrucción de vidas.

En febrero del 2017 este joven hizo también noticia al escribir una carta pública al presidente Trump en la que le dijo, entre otras cosas: “Espero que usted, quien además tiene abuelo, madre y esposa inmigrante, vaya a convertir mi sueño en una pesadilla y me saque del país donde crecí”.

Ni su difícil infancia y adolescencia, ni el haber sido indocumentado, ni el hablar otro idioma distinto al Inglés, ni la falta de dinero, ni los obstáculos que los políticos han puesto a los beneficiarios de DACA, ni siquiera la actual pandemia, han impedido que este muchacho, sencillo y con los pies bien puestos sobre la tierra, se convierta en un verdadero ejemplo a seguir por millares de jóvenes colombianos y no colombianos.