15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Mamola

18 de noviembre de 2020
Por Miguel Ángel Hoyos Zuluaga
Por Miguel Ángel Hoyos Zuluaga
18 de noviembre de 2020

Todos los muertos son buenos y a quienes influyeron en la vida de un país es mejor evaluarlos en perspectiva; intuyendo que es mala idea poner puntos sobre la mesa, cuando las letanías aún se rezan, creo que la apología a Horacio Serpa ya excede lo que permiten los hechos, traicionó el liberalismo para continuar su trabajo en Barrancabermeja, su afición por ayudar a sus paisanos en las tierras donde lo vieron nacer y que por supuesto desde allí llegó al poder.

Hay que rescatar que a pesar de los enemigos que tenía, durante su trayectoria política fue reconocido como un gran luchador, con gran determinación para alcanzar todo lo que se proponía, pero la lucha que más resaltó en su basto recorrido político fue su búsqueda de la PAZ. Que le trajo amarguras y ratos de satisfacción. Creo que para el país murió el último liberal de raza pura, que defendió sus ideales hasta el final y que logró enaltecer a los santandereanos y destacarse como un departamento con colombianos de talla nacional. Estadistas natos para gobernar la nación. Escuchar a Serpa era escuchar a un hombre curtido en temas del país y de una sabiduría ejemplar.

Lo conocí en persona y no me arrepiento, porque considero que fué un señor sincero, un hombre libre y de buenas costumbres, un hombre fiel a su gente. Tuvo que cargar un Karma en su trayectoria política que le costó su capital político, primero el asunto del 8000 y lo del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, esos dos episodios lo persiguieron hasta el final de sus días y lo más cruel es que murió sin ver resueltos estos asuntos.

Para recordar esas historias es importante decir: Horacio Serpa, no mandó a matar al Dr. Álvaro Gómez Hurtado, todo fué una estrategia elaborada por militares y el cartel del norte del valle, quienes eran liderados por los Rodríguez Orejuela. A ellos les interesaba callar al líder conservador para invitarlo a conspirar contra el jefe de estado que en ese momento era Samper.

Ósea el asesinato se convirtió en una lucha por buscar culpables y no por buscar la causa verdadera, que era decirles a los militares que había pasado, acompañado de un complot en contra del Gobierno. Lo que realmente buscaba la familia Gómez era una indemnización bien jugosa contra el estado, hasta el momento sigue en curso este pleito.

Lo del 8000 fue la gota que rebosó la copa, las evidencias caen por si solas, claro que hubo dinero mal habido, por consiguiente, lo han tapado como todo lo que podría pasar en un narco estado como el que enfrentamos aquí en Colombia desde hace años ya.

A Serpa lo absolvieron dos veces por falta de pruebas,  dirán sus detractores,

´´ ¡como todo en este pais!´´ ,sin embargo todo fué responsabilidad de Fernando Botero al ser él el secretario de la campaña de Serpa y por tanto ser el representante legal.

Por este episodio fué que llegó la famosa palabra de Serpa “MAMOLA “, refiriéndose a que el presidente Samper renuncie. Hicieron de todo para hacerlo caer y realmente el problema no era ese, lo dijo Gómez en una entrevista.” Ni los estudiantes, ni los sindicatos, ni empresarios ni nada querían tumbar al mandatario”, como también lo dijo Gómez,” el presidente no se va, pero tampoco se puede quedar”.

Serpa perdió credibilidad por el desprestigio que representó el gobierno de Samper en su carrea, no tuvieron tacto para hacer un mejor manejo de ese asunto y esto le cobró su capital político.

Su intento a la presidencia fracasó en gran parte por sus antecedentes y también por un engaño electoral de el señor Álvaro Uribe Velez, quie lo derrotó; Fueron las Elecciones del 2002 que dieron como ganador a Álvaro Uribe, con una campaña arreglada por las AUC y obteniendo el 51 % de los votos, no es ningún secreto. Anteriormente también fue candidato presidencial cuando ganó Pastrana, fueron tres intentos en total y en ninguno logró su objetivo de llegar a la presidencia.

Horacio Serpa fue un político que a mi parecer se puede definir con una famosa frase de Roosevelt “ En la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”.