23 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La logia secreta gremial

8 de noviembre de 2020
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
8 de noviembre de 2020

Los gremios en Risaralda tenían líderes y voceros representativos. Altivos  y de carácter. Con propuestas y decentes.

La ANDI tenía selectos ciudadanos  cuyas voces eran acatadas. No acartonadas.  Otros en FENALCO y ACOPI,  generaban confianza. Propositivos y con ideas para gastar en pro de región y ciudad. Ciudadanos ejemplares pensando en una dimensión urbana sin renunciar a los sueños.  En CAMACOL, la capital y el departamento tenían insumos para preservar y esta conurbación correspondía a un orden integrador. Sabían para dónde iban sin chocar con sus intereses. La AIR era epicentro del debate y tenía una visión estructurada de los proyectos que se tejían para consolidar urbe.

Punto aparte merece el deslinde con Vigía Cívica.

Muchos de ellos cayeron en la postración y cerraron sus fauces para no lesionar intereses. Al fin de cuentas defienden intereses contrarios a sus objetivos. Una lástima. ¡Así no!

Conocemos que hay  línea adentro que sobrevive a pactos que en nada sirven a la ciudad. Pero son pocos y no escuchados porque terminan aplastados por sectores adversos a sus postulados éticos y morales

Pero los gremios cayeron en función de sus intereses. Está bien siempre y cuando no choquen con  los de los gobernantes. Con los de la gente, que es la perjudicada. Afectada, no nos llamemos a engaños. Y, en eso se volvieron calificados. Con la totuma encima. Apéndices del mandatario de turno y lo que es peor saltando por  intereses banderizos de lo que tanto hablan en sus cerradas tertulias políticas. Ganan con el uno y el otro, así despotriquen y huela feo el corredor político al que con frecuencia acuden..

Extraños contubernios como haciendo pactos en  un deambular peligroso. Sin talanqueras. Van y vienen. Se volvieron pendulares.

Algo pasa y algo debe repensarse. En el orden del día, debe estar hacer un alto. Una reflexión profunda sobre lo que pasa y pareciese no les interesa: megacolegios que caen y no se construyen en una vagabundería que huele mal; lo del Hospital que tuvo ribetes de saqueo, obras con diseños diversos, proyectos que no se inician como el de donde estuvo otro paquidermo emblema del desgobierno: Mercados. La tara ambiental que sacude a la CARDER, qué decir del caos en infraestructura con una serie de contratos heredados o la rapiña que muchos intereses del “fuego amigo” quisieron cruzar con lo de Cerritos, deja mucho que desear.

Este Comité Intergremial, ciertos gremios, han cedido espacio. Por eso huele a logia gremial secreta. Víctima de sus propios intereses.

Chanfle, y ¿ahora quien podrá salvarnos?