23 de noviembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Factores culturales afectarían atención a mujeres gestantes

8 de noviembre de 2020
8 de noviembre de 2020

El desconocimiento del personal de salud acerca de prácticas tradicionales en el cuidado de mujeres gestantes de las áreas rurales del municipio de Cómbita (Boyacá) representa una de las principales barreras para obtener los servicios de atención esperados por parte del sistema hospitalario.

Dentro de las prácticas culturales en aspectos de salud durante la etapa de gestación se destacan el consumo de agua de hierbas variadas –especialmente la manzanilla, la hierbabuena y el poleo– y las caminatas largas con el objeto de “abrir” las caderas de las mujeres para tener un parto sin dolor.

Así lo detalla la investigación de Mildrer Borda Álvarez, magíster en Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), la cual describe estas prácticas y otras creencias que las mujeres implementan en su gestación, como forma de orientar el cuidado desde una mirada cultural.

En su estudio, la investigadora encontró que el desconocimiento por parte del personal médico de estas prácticas tradicionales afectaría la atención integral y de alta eficiencia a las mujeres embarazadas que provienen de las zonas rurales de este municipio, donde se presenta una alta tasa de morbilidad materna extrema, mortalidad perinatal y bajo peso de los infantes al nacer a término.

Aunque las condiciones de morbi-mortalidad materna no se dan por prácticas culturales nocivas, sí podría estar relacionada con una baja adherencia a recomendaciones dadas en el control prenatal y a los exámenes solicitados por los médicos, pues estas se asocian con dificultades para entenderlas por el lenguaje utilizado por los proveedores de salud. A esto se suman problemas económicos para el acceso a los servicios de niveles especializados y las difíciles condiciones de desplazamiento en algunos sitios.

En el proyecto participaron 19 mujeres gestantes y dos participantes generales provenientes de las veredas más lejanas del municipio, donde solo dos de estas localidades tenían acceso a transporte y a telecomunicación. También se contó con la participación de los profesionales en salud de la ESE Centro de Salud de Cómbita, encargados de prestar el servicio en el municipio, el gerente de la institución y el alcalde.

Las mujeres manifestaron sus carencias socioeconómicas y las mencionaron como un limitante al momento de seguir cualquier recomendación o indicación médica, pues en muchas ocasiones estas no consideran los recursos con los que cuentan las gestantes, en especial para el seguimiento de una dieta o alimentación adecuada.

“A menudo se trataba de recomendaciones sobre frutas a las que ellas no tenían acceso, o, por el contrario, les prohibían aquellos alimentos de su canasta básica, y con los que solo cuentan para subsistir, como la papa o el arroz”, señala la magíster.

Por otra parte, las entrevistas con los profesionales evidenciaron que ellos preferían no preguntarles a las mujeres por esas prácticas específicas o limitantes para su cuidados y solo cumplir con unas pautas estándar en la consulta.

La investigadora señala que, en muchos casos, las gestantes tienden a ocultarle al médico la información sobre sus prácticas, por temor a recibir regaños, críticas o calificativos como el de “malas madres”, por no implementar las prácticas que el profesional en salud les sugiere.

Para la investigadora, es importante promover la actualización y la capacitación de los profesionales de la salud, orientados a la empatía para garantizar una mayor calidad en la atención de la salud.

Agencia de Noticias UN – Unimedios