13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Es hora de dar gracias y no propiamente a Donald Trump

25 de noviembre de 2020
Por Fernando Escobar Giraldo
Por Fernando Escobar Giraldo
25 de noviembre de 2020

Esta semana se celebra en Estados Unidos una de las festividades más tradicionales en este país, le llaman ¨Día de Acción de Gracias¨. Los latinos que residimos aquí nos hemos unido casi de manera unánime a la conmemoración, que tiene el especial significado de reunir a las familias en torno a la mesa para cenar juntos, compartir y dar gracias. ¿A quién? y ¿por qué?. Me atrevería a decir que es cuestión de cada uno.

Lo interesante es que no es día de borracheras, ni de bailes, ni de ¨guachafitas¨. Las familias se reúnen más en esta ocasión que en cualquiera otra en el año. Y es cuando más personas viajan.

Tiene lugar cada año en el cuarto jueves de noviembre. Es una fiesta nacional que tuvo su origen en 1621, cuando los colonos ingleses celebraron, con los nativos de la zona, el éxito de su primera cosecha durante tres días consecutivos.

En 1789, el presidente George Washington declaró como festividad nacional el Día de Acción de Gracias, que ese año se celebró el jueves 26 de noviembre. Durante años cada estado celebró la festividad en diferentes días, hasta que 1863, el presidente Lincoln proclamó el último jueves de noviembre para la celebración.

En 1941, finalmente, el Congreso decretó este día como feriado legal.

Generalmente durante la cena típica, aunque no es una conmemoración religiosa, se dan gracias a manera de oración dirigida al Señor Todopoderosos en quien cada uno cree.

Para muchos, este año 2020 no es justamente para dar gracias cuando han perdidos a seres queridos, o sus negocios, o sus trabajos o su felicidad.

Otros, sin embargo, dan gracias por estar vivos, y por miles de motivos más. Hay quienes lo hacen con alegría, otros con nostalgia y no falta quien lo haga con hipocresía o hasta con ironía.

En mi caso personal he tratado de hacer una lista de motivos para dar gracias y aparte de la salud, la unidad familiar y todas esas cositas bonitas, uno de esos motivos más fuertes es saber que el 20 de enero del 2021 dejará la Casa Blanca el señor Donald Trump. No soy político, es más, no estoy registrado con ningún partido político en Estados Unidos, pero no hay que ser político ni hacer mucho esfuerzo para darse cuenta que el señor Trump ha sido el presidente más agresivo de la historia, el más ofensivo, el más grosero, el más humillante, el que más ha incitado al odio, el más mentiroso, el más arribista, el más belicoso, y podría continuar, la lista es larga.

Los defensores del presidente, los que todavía le quedan, son tan apasionados como él y no aceptan razones. En Colombia, desde el presidente Duque hasta el embajador Santos y muchos otros en el camino, metieron la pata tomando partido en una campaña que no les corresponde. También doy gracias porque se equivocaron, como diría mi abuela: ¨Bendito sea mi Dios y … punto¨. Así de sencillo.