23 de noviembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El púlpito Arzobispo de Bogotá convoca a un “Madrugón de Oración”

22 de noviembre de 2020
22 de noviembre de 2020

Aunque monseñor Luis José Rueda Aparicio convocó a un “Madrugón a la Oración” para el sábado 28 de noviembre, entre las 5 y las 8 de la mañana, a su comunidad arquidiocesana, animadores de evangelización, miles de fieles de distintas regiones del país responderán al llamado del señor arzobispo.

“Nos levantaremos temprano y oraremos unos por otros, unos con otros, todos hermanos en el campo y en la ciudad”, manifestó monseñor Rueda en su invitación.

El tema de este retiro breve arquidiocesano será las bienaventuranzas, pues ellas preceden en el sermón del monte a la declaración de Jesús: “Ustedes son la sal de la tierra y la luz del mundo”.

Las meditaciones serán propuestas por el Señor arzobispo, los obispos auxiliares, por una consagrada, un diácono permanente y por una joven de Bogotá. La escuela Salmos está encargada de preparar las pautas de oración para después de cada una de las meditaciones.

Como el retiro será transmitido a través del canal de Cristovisión, de las redes sociales de la Arquidiócesis y de todos aquellos que quieran retransmitir la señal, por radio y demás medios de comunicación, fieles de distintas regiones estarán presenten en este “Madrugón de Oración”.

ORDENAN EN ROMA 27 DIÁCONOS DEL OPUS DEI PROVENIENTES DE 13 PAÍSES

Mons. Juan Ignacio Arrieta ha conferido este sábado 21 de noviembre la ordenación diaconal a 27 fieles del Opus Dei que proceden de Alemania, Rumanía, Brasil, Canadá, Inglaterra, Costa de Marfil, Eslovaquia, España, Japón, Kenia, México, Lituania, Nigeria y Perú. La ceremonia se celebró en la iglesia del seminario internacional de la Prelatura en Roma, que lleva el título de Nuestra Señora de los Ángeles.

“Acoger, comprender, acompañar, querer… Estas son las actitudes que, de ahora en adelante, deben marcar aún más vuestra vida”, ha dicho Mons. Arrieta a los nuevos diáconos durante la homilía. “Todas ellas podrían resumirse en una: servir. Entregar a los demás lo más precioso que tenéis y que Dios mismo ha depositado en vuestras manos”.

CEREMONIA A PUERTA CERRADA

El prelado del Opus Dei, Mons. Fernando Ocáriz, acompañó a los diáconos desde el presbiterio y al terminar la ceremonia se dirigió a sus familias: “Deseo haceros llegar mi más calurosa felicitación y pediros que os mantengáis fuertes en la oración, acompañando a los nuevos diáconos en el periodo de formación que les llevará al sacerdocio. A los que podáis, espero veros en Roma el próximo mes de mayo. Finalmente, no puedo dejar de pensar en la alegría que en estos momentos tendrá san Josemaría en el Cielo. Acudamos a su intercesión para que los nuevos diáconos sean hombres que sepan acoger, comprender y querer a todas las almas. En este camino siempre contaréis con la mediación materna de la Santísima Virgen. Muchas felicidades”.

A causa de las medidas necesarias para contener la pandemia del coronavirus, la ceremonia se ha celebrado a puerta cerrada, aunque numerosas personas han podido seguirla por streaming.

LA DIÓCESIS DE CÚCUTA ACOMPAÑA A LOS DAMNIFICADOS DEL INVIERNO

La diócesis de Cúcuta, atendiendo el compromiso cristiano de encontrarse con el necesitado, acompaña espiritual y materialmente a los más vulnerables, ya sea en situación de pobreza; a las personas que sufren las consecuencias del fenómeno migratorio; el invierno, víctimas del conflicto; y quienes soportan carencias por la pandemia; entre otros.

Durante esta semana ha estado ayudando a cientos de personas damnificadas por la ola invernal, según informó la Conferencia Episcopal de Colombia.

La Iglesia Particular de Cúcuta, a través del Banco Diocesano de Alimentos (BDA) y la Casa de Paso ‘Divina Providencia’, ha brindado hasta el momento unos 1.600 almuerzos; 1.000 refrigerios; 30 colchonetas; cobijas; y pañales. Beneficiando aproximadamente a 180 familias. El BDA adelanta un censo para continuar llegando a estas comunidades en los próximos días y apoyar a los afectados.

En Norte de Santander, las autoridades civiles junto a organizaciones públicas, privadas, y la Iglesia católica, se han unido para ejecutar acciones que mitiguen las necesidades por las que están pasando las personas que perdieron sus pertenencias. Por lo que, están invitando a la ciudadanía a donar alimentos no perecederos, útiles de aseo, colchonetas y ropa en buen estado. (GRS-Orbedatos).