13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Tres consejos para armar una cava en casa

29 de octubre de 2020
29 de octubre de 2020

El consumo de vino en Colombia, según Nielsen, ha crecido en 9,8 % en lo que va del 2020, comparado con el mismo periodo de 2019.

Al tomar vino en casa, de manera responsable, es importante tener presente el almacenaje correcto de las botellas, lo que permitirá mantener su calidad y hasta ayudarle a ganar mejores aromas y sabores. Para esto, la recomendación es hacer su propia cava y no precisamente la del millonario chino Peter Teng y su colección de vinos Chateau Lafite y Chateau Margaux, cuyo valor se estima en 60 millones de dólares.

Espacio para el vino

Ni el espacio, ni el dinero son requisitos para tener una colección de vinos. “Hay que tener una nevera para vinos, o si no se tiene, guardar las botellas en un sitio oscuro, con una temperatura estable de entre 10 a 15 grados, algo posible en ciudades como Bogotá, pero más difícil en otras ciudades más cálidas de Colombia donde sería necesario regular el clima”, afirma Ervigio Adán, asesor experto en vino para Grupo Éxito y que participa en Expovinos 2020.

Ervigio Adán

Almacenamiento

Según el asesor, “las botellas deben guardarse horizontalmente con el objetivo de evitar que el corcho se reseque, pierda consistencia y cree fisuras por las que el aire podría terminar avinagrada la bebida. Este almacenamiento no aplica para botellas con tapa rosca que se pueden guardar de forma horizontal o vertical. Pero con corcho o con tapa rosca, el vino debe alejarse de fuentes de luz como ventanas y de fuentes de calor como estufas o calefactores”.

Selección de vinos

Con el espacio y el almacenamiento solucionado, el criterio es el factor clave para ir armando una cava en casa. Ervigio Adán sugiere, “ir comprando los vinos que estén a la mano con su gran variedad geográfica y de cepas. Tener botellas del Viejo Mundo (España, Italia, Francia) y del Nuevo Mundo (Argentina, Chile, Uruguay). Combinar tintos tradicionales como Riojas y Riberas del Duero de España, Borgoñas y Burdeos de Francia; Barolos y Barbarescos de Italia con tintos jóvenes, blancos y rosados, algún espumante para una comida o una celebración y un vino dulce para un postre”.

Esta combinación de estilos va generando un amplio panorama para que el aficionado al vino siga probando, conociendo y aprendiendo. “Se puede seguir comprando botellas basándose en el gusto particular. En mi caso, en mi cava tengo más tintos que blancos porque los tintos se pueden guardar más tiempo, pero es mi criterio, otros pensarán distinto”, explicó Ervigio Adán.