11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nuevos derrumbes llevarían al cierre de la vía Medellín-Bogotá

30 de octubre de 2020
30 de octubre de 2020

Por tratarse de una zona con alta susceptibilidad a nuevos deslizamientos en un futuro cercano, es urgente realizar estudios de gestión del riesgo y zonificación detallada que permitan determinar la posibilidad de estos eventos y de medidas de mitigación en el tramo Zamora-Alto de la Virgen, en la salida de Medellín.

Esta alerta es una de las conclusiones del “Análisis técnico sobre las causas del movimiento en masa ocurrido en la Cantera Las Nieves, municipio de Copacabana, el 26 de octubre de 2016”.

El estudio evidenció que ese tramo registra condiciones críticas similares a las del sitio del deslizamiento y que puede provocar movimientos de tierra de grandes magnitudes que obligarían al cierre de esta vía nacional.

Dicho trayecto presenta altas pendientes, suelos asociados con depósitos de vertientes y múltiples afluentes y afloramientos de aguas subterráneas. Además, la zona presenta alta ocupación del suelo, explotación de canteras de materiales pétreos, movimientos de tierra y deforestación por otras actividades económicas.

“En 2016 ese gran deslizamiento obedeció a una suma de factores: inicialmente, un flujo de aguas subterráneas entre la capa rocosa y el macizo de suelos, aunque también aportaron muchísimo las actividades en el sector; la deforestación propia de la actividad minera y los movimientos de tierras, lo cual desestabilizó la ladera y aumentó la susceptibilidad de movimientos en masa”.

Así lo explica el ingeniero geólogo Wilmer Enrique Giraldo, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, coautor del estudio con la ingeniera geóloga María Fernanda Aristizábal, también de la Institución.

El tramo estudiado presentó deslizamientos de gran magnitud en la última década (km 6 en 2010, km 12 y km 15 en 2016), y el ocurrido el 26 de octubre de 2016 que dejó 16 personas fallecidas y 3 heridas, y afectó la cantera y la autopista Medellín-Bogotá sobre el retorno Las Margaritas, en el kilómetro 12+100.

El movimiento en masa semicircular tipo rotacional detonó por el flujo de agua del macizo rocoso en la interfase suelo-roca. El estudio técnico corroboró las causas y la posibilidad de haberlo evitado o prevenido con una adecuada gestión del riesgo, y señaló además la influencia de actividades antrópicas como detonantes.

La verificación de las condiciones físicas se realizó mediante recopilación bibliográfica, cartografía geológica y geomorfológica, imágenes satelitales entre 2005 y 2018 y fotointerpretación de estas para determinar las coberturas de suelos y las actividades antrópicas en ese periodo.

Cantera, detonante del deslizamiento

La investigación jurídica y bibliográfica consultó tanto los reportes del evento como el Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT) de Copacabana y el expediente minero de la Cantera Las Nieves.

El estudio encontró que la zona presenta alta susceptibilidad a movimientos en masa, que la explotación en la Cantera Las Nieves detonó el movimiento en masa del 26 de octubre de 2016, y que este se pudo evitar.

El deslizamiento se asoció con aguas subterráneas, cuya necesidad de adecuado manejo y consecuencias eran conocidas por los propietarios de la cantera y de la autoridad ambiental. El deslizamiento implica mal manejo técnico de esas aguas, responsabilidad de los propietarios y de los entes de control.

El PBOT de Copacabana encontró la zona de estudio con alto riesgo mitigable por movimiento en masa, y en función de esta característica considera que las actividades de minería, deforestación y apertura de caminos no se debían realizar en el sector. El análisis de fotografías muestra que sí se realizaron.

Por el PBOT de Copacabana, el PTO y los PMA de la cantera, el Estado y la empresa privada conocían las condiciones de inestabilidad de la ladera en la explotación minera.

Las explotaciones por fuera de la zona estipulada y en la zona alta de la ladera constituyen una violación a lo definido en la Licencia Ambiental y Minera. Desarrollar actividades mineras sin atender parámetros técnicos establecidos y verificados en el licenciamiento aumenta el riesgo de desastres.

El deslizamiento se originó en un sector previamente explotado. Es responsabilidad de quienes ejecutan la explotación garantizar que las zonas abandonadas se recuperen ambientalmente, y que se mitiguen todos los riesgos presentes.

Es urgente que los municipios actualicen sus PBOT considerando los nuevos usos del suelo en los corredores viales y en las nuevas obras construidas en los últimos años. También es muy importante que en la gestión del riesgo en zonas susceptibles participe no solo el municipio directamente afectado, sino los demás que se benefician con la vía y los constructores de nuevas vías y operadores de las ya existentes.

“Así se podrían identificar de manera oportuna las zonas donde potencialmente pueden ocurrir nuevos deslizamientos, y definir las intervenciones en cada caso”, advierten los investigadores.