13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Olfato. La desgracia de tener una bicicleta en Bogotá

29 de octubre de 2020

Se cansó Edward Porras, “el ojo de la noche” de Caracol Televisión de transmitir asesinatos, atracos y asaltos por el maldito robo de bicicletas en Bogotá.

“Se convirtió en un verdadero problema salir a trabajar o a entrenar con una bicicleta. Los amigos de lo ajeno esperan la mínima oportunidad para llevarse como botín un aparato de estos, pero si al menos respetaran la vida sería un milagro. Ahora es con armas de fuego. Además de llevarse la cicla, atentan contra la vida de las personas”, comentó un familiar de Óscar Iván Rodríguez, quien falleció hace unas semanas, víctima del ataque inclemente de los criminales.

IMPRECISIÓN EN LAS CIFRAS

Las cifras de robos no se conocen. Hasta el 31 de julio, un total de 5.927 robos de bicicletas se habían presentado en 2020. De esto, 4.587 víctimas fueron hombres y 1.150 mujeres.

Decenas de estos delitos no son denunciados por las víctimas por miedo a retaliaciones de las bandas que tienen dominada a la capital de la República.

Con la pandemia el número de asaltos se ha incrementado. La misma alcaldesa reportó a principios de septiembre que había aumentado la criminalidad.

Ante los problemas de la pandemia por movilización, la ciudadanía optó por trasladarse en bicicleta y la misma alcaldesa manifestó a principios de septiembre que los viajes en estos vehículos habían aumentado en un 15 por ciento y dio como solución, la creación de un carril por la séptima.

AUMENTO DESAFORADO DE LA DELINCUENCIA VENEZOLANA

Una de las estrategias cubanas con su asesoramiento a Venezuela fue la de sacar de las cárceles a los peores delincuentes y enviarlos a Colombia como venganza por sus críticas a su gobierno.

De tal forma, el país se encuentra en una encrucijada jurídica. Por un lado, no puede expulsarlos porque las Organizaciones No Gubernamentales de Derechos Humanos se lo impiden, más la firma de tratados sobre regulación de migración y por el otro, la debilidad jurídica colombiana en estos casos.

En Bogotá, por ejemplo, las ventas ambulantes les fueron concedidas a los venezolanos y a la Policía le exigieron que despejara las vías públicas de comerciantes colombianos.

UNA PELEA QUE DEJA SIN SEGURIDAD A LA CIUDADANÍA

Para el excandidato a la alcaldía Miguel Turbay y ex secretario de gobierno, el problema principal está en el divorcio entre la alcaldesa candidata Claudia López y la Policía Nacional.

“En los desmanes pasados, la alcaldesa, en un afán populista salió en defensa de los manifestantes e incluso dijo que los Centros de Atención Inmediata –CAI—serían convertidos en bibliotecas para resocializar a las bandas criminales, pero ante el rechazo de la propuesta por parte de la ciudadanía al decirle que esas casetas eran de propiedad del Ministerio de la Defensa y de los barrios, reculó y se comprometió con arreglarlos”, comentó Turbay.

“La ciudadanía comprende también que mientras no haya un diálogo con la Policía, la alcaldesa estará perdiendo votos para su campaña presidencial. Le tocará bajar la soberbia, dejar de gritar unos días y escuchar a quienes pagan impuestos”, manifestó Ricardo Morales, un residente de San Fernando, zona azotada por la delincuencia.