24 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Refugios para murciélagos acelerarían restauración ecológica

11 de septiembre de 2020
11 de septiembre de 2020

Estos mamíferos voladores encuentran protección contra depredadores en refugios artificiales, un lugar adecuado además para reproducirse y acelerar la regeneración natural, gracias al papel que cumplen como dispersores de semillas.

Esta estrategia, pionera en Colombia, permite aprovechar las coberturas de fragmentos de bosque y árboles aislados para instalar los refugios y acelerar la sucesión ecológica y la restauración de ecosistemas.

La dinámica de sucesión ecológica se estudió en el ecosistema orinoquense, en las reservas naturales de Las Unamas y Rey Zamuro, en San Martin (Meta), donde se evidenció que la llegada de semillas dispersadas por frugívoros voladores (aves y murciélagos) ha sido importante en la reconstrucción autónoma de los ecosistemas; de ahí que al inducirla, desde un enfoque ecológico, amplía sus beneficios.

“En nuestro país la reconstrucción de la armonía entre el hombre y la naturaleza implica empezar por conocer las peculiaridades del medio en el cual nos corresponde vivir”, afirma Diego Casallas, doctor en Ciencias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Bogotá.

Explica además que los murciélagos transportan propágulos (gérmenes) y direccionan la lluvia de semillas hacia puntos de interés para la restauración, aportando a la reforestación de hábitats.

El método abordado por el investigador trata no solo de la conservación de los murciélagos, sino de una visión ecosistémica más completa en la que se puedan identificar mecanismos sencillos –tipo de suelo, época climática de siembra– o complejos, como la implementación de refugios artificiales para murciélagos, temperatura y humedad de estos, además del sitio de instalación.

En el caso colombiano, y en el Neotrópico en general, la situación ambiental es preocupante, debido a la expansión de la frontera agrícola por causa tanto de la deforestación, la pérdida de calidad de los suelos y la explotación de otros recursos como de los incendios forestales, que están diezmando cada vez más los ecosistemas de bosque y sabana que albergan a cientos de especies vegetales y animales.

Una semilla metodológica

Para llevar a cabo la restauración, en primer lugar se evaluaron tres tipos de cobertura vegetal: bosque, árbol aislado y mata de monte, para obtener datos básicos del comportamiento de los patrones de lluvia de semillas en el bosque y compararlas con los dos últimos. Así, se identificó el yarumo (Cecropia engleriana) como una de las especies de importancia para la alimentación de varias especies de murciélagos frugívoros.

Después se instalaron los refugios artificiales para murciélagos, una herramienta que, según enfatiza el investigador, se puede emplear a la par con la comunidad para generar y hacer seguimiento de programas locales de conservación de esta especie, con el fin de eliminar los prejuicios que siguen determinando su relación con los seres humanos.

“En las poblaciones tanto rural como urbana es fundamental generar apropiación de la biodiversidad, pues la mayor barrera de la restauración ecológica son las decisiones de las comunidades y las voluntades políticas sobre el manejo de los territorios y los ecosistemas”, afirma el doctor Casallas.

En el estudio se estableció que es posible aprovechar vegetación como arbustos o matas de monte para instalar los refugios de murciélagos y fomentar el crecimiento de estos núcleos o puntos, a través de la llegada de abundantes semillas a los alrededores, asegurando bajas remociones de estas y alta supervivencia de plántulas (plantas en sus primeras fases de desarrollo).

Para quienes deseen implementar estos refugios artificiales, el investigador Casallas recomienda “ubicarlos en fragmentos de bosque (matas de monte) no muy distantes de bosques fuente de semillas, pero utilizando nuestra propuesta de diseño con acceso lateral, el cual se debe instalar en la periferia de los fragmentos pequeños, a manera de borde de bosque”.

Fronteras agrícolas

Entre otros aspectos, la pandemia nos ha permitido entender que el avance de la frontera agrícola, la deforestación y el tráfico de fauna difuminan negativamente la frontera entre las especies. “Se abre la caja de pandora de los virus que pueden mutar y atacar al ser humano en forma de pandemia con consecuencias trágicas; los murciélagos no son los culpables de estos efectos, que en últimas son el resultado de las actividades humanas poco sostenibles”, afirma el doctor Casallas.

En este sentido, es muy importante que las agendas políticas regresen a los temas ambientales, pues mediante estos también se asegura la supervivencia de la especie humana.

Esta investigación marca los primeros pasos del importante rol de la fauna en la restauración ecológica, un tema poco estudiado pero determinante para superar factores limitantes de la restauración, en particular los relacionadas con la llegada de especies vegetales extintas localmente a bosques en recuperación, las cuales le permiten al ecosistema dar un salto sucesional.

El investigador manifiesta que es necesario continuar con investigaciones más detalladas para incrementar la presencia de murciélagos y la colonización de los refugios artificiales en zonas deforestadas.