19 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pobreza, pandemia y elección presidencial

16 de septiembre de 2020
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
Por Víctor Julián Ramírez Betancur
16 de septiembre de 2020

Antes de la pandemia causada por el covid-19, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en la matriz de la desigualdad social en América Latina https://www.cepal.org/es/publicaciones/40668-la-matriz-la-desigualdad-social-america-latina, Santo Domingo 1 de noviembre de 2016) recomendó, en su momento, “transitar hacia una cultura de la igualdad”, que supone, por un lado, la abolición de los privilegios y la consagración de la igualdad de derechos de todos los individuos, cualesquiera sean su origen nacional, clase social, sexo, raza, etnia, edad, territorio, religión, orientación sexual o identidad de género, tal como está expresado en la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y los sucesivos pactos suscritos por la comunidad internacional. Por el otro, implica una mejor distribución de los recursos en la sociedad que permita que todos sus miembros ejerzan sus derechos de manera efectiva. La igualdad remite a los derechos y al ordenamiento jurídico al que corresponde garantizarlos, así como a la justicia social y a una estructura socioeconómica y política que la haga posible. Y, según el informe de la ONG Oxfam Internacional, “La pobreza causada por la pandemia será más mortífera que el virus”. Por lo tanto, como lo señala la Comisión Europea, el covid-19 “ha aumentado la pobreza y evidenciado las vulnerabilidades sociales y sanitarias en el continente”, donde “minorías raciales o étnicas corren estadísticamente el mayor riesgo de contraer el virus”.

El mundo, América latina y Colombia, necesitan un cambio de rumbo en la economía. La sociedad necesita un cambio fundamental en el modelo económico que reestructure sus reglas, de manera que se beneficie a todas las personas sin discriminación alguna y no solo a una selecta élite.

El Papa Francisco, en su exhortación apostólica, Evangelii Gaudium http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html (La alegría del Evangelio 24 de noviembre de 2013) propuso, para asegurar el valor de la vida humana, decir no a una economía de la exclusión y la iniquidad, en estos términos: “Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata. No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. Como consecuencia de esta situación, grandes masas de la población se ven excluidas y marginadas: sin trabajo, sin horizontes, sin salida. Se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Hemos dado inicio a la cultura del «descarte» que, además, se promueve”.

El impacto de la economía y el cambio en las condiciones sociales a causa de la pandemia van a pegar más duro en América latina y el Caribe, como países subdesarrollados. Según la CEPAL, “La pandemia tendrá como consecuencia una crisis económica sin precedentes, 2020 será un año terrible”. Se va a producir a causa de la pandemia, un “retroceso de dos décadas en el desarrollo social de la región, con un grave aumento de la desigualdad y la pobreza, el mayor desde que hay registros”.

Ante este panorama, los colombianos debemos estar preparados para la próxima elección presidencial, pues ante el aumento de la pobreza, las desigualdades y el cambio en las condiciones sociales, las protestas sociales se incrementarán a causa de la indignación de los ciudadanos que aumentará proporcionalmente los movimientos populistas y no faltarán los cantos de sirena de candidatos que prometerán ríos de leche y miel o puentes donde no hay ríos.

La pandemia, según los expertos, nos acompañará durante un tiempo considerable y sus secuelas económicos durante mucho más tiempo y la elección presidencial está a la vuelta de la esquina (mayo de 2022), a poco menos de 20 meses. Por lo tanto, los colombianos debemos ser conscientes de este panorama, pero sin alarmarnos, con el fin de tomar la mejor decisión en la próxima elección presidencial, que asegure el valor de la vida humana, la disminución de la pobreza y mejores condiciones sociales. Los cantos de sirena ya empiezan y no podemos ser ciegos, sordos, ni mudos.

Coleta: El actor mexicano Mario Moreno “Cantinflas”, tenía más clara la misión de la Policía Nacional que la cúpula, respecto del respeto por el orden y la seguridad, cuando dijo: “Vivimos en un mundo de desorden y de violencia. Un mundo donde nadie respeta las instituciones, ni las instituciones respetan a nadie. Un mundo de injusticias donde se abusa de la autoridad que da el poder. Nosotros, la Policía, debemos de representar el orden y la seguridad y no convertirnos en una amenaza uniformada. Compañeros, cuando nos demos cuenta, cuando hagamos conciencia que más que autoridad, somos servidores públicos, nos habremos ganado el respeto de nuestros conciudadanos y la confianza de la sociedad a la cual servimos”. Cantinflas (El patrullero 007 https://www.youtube.com/watch?v=qFCYToPoQVw).

 

[email protected]