24 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Entrevista con el ex alcalde de Manizales José Octavio Cardona «Me gustan las propuestas del alcalde Marín pero no las ha podido ejecutar ni cumplir»: José Octavio Cardona

11 de septiembre de 2020
11 de septiembre de 2020

Manizales, septiembre 11 de 2020. El exalcalde de Manizales José Octavio Cardona dijo hoy que le gustan las propuestas de su sucesor Carlos Mario Marín pero que no las ha podido ejecutar ni cumplir, «lo que en otros tiempos se llamaba engaño».

En una entrevista con EJE 21, confesó que el senador Mario Castaño, su socio político, no le consultó su respaldo al alcalde Marín «porque él es autónomo en sus decisiones», aunque posteriormente le participó de esta decisión política «y en la cual tengo identidad con él».

«Y la tengo porque lo que hoy reclama la ciudad, más que una revocatoria, es la responsabilidad política de los sectores que lo acompañaron, entre ellos el grupo de Mauricio Lizcano, Juana Carolina Londoño, Mauricio Salazar, y hoy, cuando las cosas no marchan por buen camino, nadie quiere salir a pelear responsabilidad política frente a los hechos que vienen sucediendo en la ciudad», expresó Cardona León quien estuvo al frente de la alcaldía de la capital caldense durante el período del 1 de enero de 2016 – 31 de diciembre de 2019.

Frente a una eventual aspiración suya de volver a presentar su nombre para la alcaldía de Manizales, respondió que «tengo que decirle que ese asunto no se ha considerado». Expresó que me parece irrespetuoso de mi parte que «frente a un alcalde que apenas lleva ocho meses, considerar la posibilidad de ser su reemplazo».

«Yo creo que cada día trae su afán y no es decente, ni oportuno considerar el reemplazo de líderes que acaban de llegar», agregó.

El senador Mario Castaño le consultó su respaldo al alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín, teniendo en cuenta que ha sido su socio político?

No. El senador Mario Castaño no me consultó su respaldo al señor alcalde, Carlos Mario Marín. Y no lo hizo por dos razones: la primera, él no tiene por qué consultarme. Él, en actos de generosidad me comparte ideas, y en este caso, me participó de esta decisión política y en la cual tengo identidad con Mario. Y la tengo porque lo que hoy reclama la ciudad, más que una revocatoria, es la responsabilidad política de los sectores que lo acompañaron, entre ellos el grupo de Mauricio Lizcano, Juana Carolina Londoño, Mauricio Salazar, y hoy, cuando las cosas no marchan por buen camino,  nadie quiere salir a pelear responsabilidad política frente a los hechos que vienen sucediendo en la ciudad. Creo que el pensamiento del doctor Mario Castaño es muy acorde con lo que reclaman los manizaleños hoy: responsabilidad política de quienes  invitaron a los manizaleños a votar por la actual administración.

¿La línea de conducta que acaba de asumir Castaño se puede interpretar como un revolcón en las relaciones políticas entre el sector al que usted pertenece y la cabeza de la administración municipal?

Con respecto a la segunda pregunta, tengo que decir que la postura respetuosa asumida por el senador Mario Castaño frente al gobierno municipal, no significa para nada un revolcón como usted lo plantea de las relaciones del alcalde de la ciudad y el suscrito, en este caso Octavio Cardona. Digo que No significa porque con el doctor Carlos Mario nunca hemos tenido una buena relación y digamos  que ahora no hay razones para profundizarla pero tampoco existen motivos para acercamientos de ningún tipo. Mi postura ha sido, desde el primer día que salí del gobierno,  RESPETUOSA EN EL ENTENDIDO que al conocer las dificultades propias de una administración, no ser yo quien asuma el papel de primer verdugo de la ciudad. Ese papel le queda mejor a otros, no a mí.

Usted ha sido muy discreto en su condición de exalcalde de Manizales con respecto a la marcha de la actual administración municipal. ¿Rompería esa línea de conducta para criticar o elogiar a Marín?

Es cierto. Lo que se plantea en la tercera pregunta. Yo he sido sumamente discreto una vez me retiré del cargo. Y lo he sido porque entiendo lo difícil que es este ejercicio. Algunos creen que tirar piedras, maltratar gobiernos, interponer diques para que se frene la marcha de la administración, es lo que se debería hacer. Yo, por el contrario, hago votos para que le vaya bien al gobierno y así le vaya bien a los manizaleños. Sería sumamente pretencioso de parte de cualquiera, esperar que le vaya mal a un alcalde aunque corra la misma suerte la ciudad. Yo creo más en la ciudad. Yo creo que los manizaleños no merecen la suerte que hoy algunos están comentando, la suerte de que no le está yendo bien al gobierno y a la ciudad. Yo quisiera que le fuera muy, muy bien al gobierno para que le vaya muy bien a la ciudad. Ahora muchos han entendido que es más fácil tirar piedras que gobernar. El tiempo da la razón, dicen los campesinos y el tiempo ha enseñado que es más fácil criticar que gobernar.

¿Qué le gusta y qué le disgusta del gobierno local?

Del gobierno local tengo que decir que me gustan las propuestas. ¿Qué me disgusta? Que no las han podido ejecutar ni cumplir. Así que, entonces, me gusta la idea pero me disgusta que el ciudadano elija una idea que hoy no se refleja en acciones ni en obras. Eso en otros tiempos se llamaba engaño.

¿Se habla de una eventual aspiración suya a la alcaldía de Manizales en las elecciones regionales?

Frente a la pregunta de que se habla de una aspiración mía a la Alcaldía de Manizales, tengo que decirle que ese asunto no se ha considerado. Mi único propósito hoy es estar atento al devenir de los gobiernos municipales en el departamento para apoyarlos, asesorarlos y aconsejarlos. Lo demás se hará con el tiempo y en el momento oportuno y según las especiales condiciones que se demanden. Por lo demás, me parece irrespetuoso de mi parte que frente a un alcalde que apenas lleva ocho meses, considerar la posibilidad de ser su reemplazo. Yo creo que cada día trae su afán y no es decente, ni oportuno considerar el reemplazo de líderes que acaban de llegar.

¿Le atrae hacer parte del Congreso de la República?

Con respecto a la pregunta que si me atrae el Congreso de la República, tendré que decir que, como a cualquier político, es apenas natural que lo seduzca el Congreso de la República. Pero también tendré que decir que una aspiración en ese sentido tiene que estar prevalida de varias condiciones. La primera que el senador Mario Castaño encuentre en la persona de Octavio Cardona ese socio, ese compañero, esa fórmula ideal, indicada o propicia, para hacer ese tránsito en la época preelectoral, en la época electoral y las acciones congresales. La segunda es que el Partido Liberal acoja mi nombre, me otorgue el aval y me dé el acompañamiento. La tercera y más importante que los caldenses decidan aceptar una postulación y la marquen en el tarjetón. Pero hoy es prematuro hablar de ese asunto. Tendría que remitirme a decir: claro que me deduce, que me gusta cristalizar un sueño que tuve de niño: representar a mi ciudad en una corporación  de elección popular de carácter nacional.

¿Considera que la ciudad incurrió en un gesto de ingratitud al respaldar más a Marín que a usted para la alcaldía?

No. No puedo decir que la ciudad haya sido ingrata al acoger el nombre de Marín y darle el respaldo en el momento en que yo fungía como alcalde. Esa es la democracia y es el modelo que hemos adoptado en virtud del cual se eligen los gobiernos. No siento que haya sido una actitud de los ciudadanos con la que yo me pueda sentir maltratado o maltrecho. Por el contrario, creo que eso es lo bonito de la democracia. El ciudadano tiene el derecho y el poder para decidir independientemente de las condiciones políticas del momento.

¿Continúa el proyecto politico que trabajó con el senador Mario Castaño o considera que es tiempo de cambiar de estrategia?

Claro que continúa el proyecto político que trabajé con el senador Mario Castaño. Y para nada he considerado cambiar de estrategia. El senador Castaño es el hombre que más está realizando gestiones en Bogotá por el departamento de Caldas. Castaño fue el hombre más importante de apoyo económico para Manizales cuando tuve la oportunidad de ejercer como alcalde. Le quiero recordar que, gracias las gestiones de Mario Castaño, fue posible hacer inversiones históricas en remodelación de colegios, construimos y modernizamos una completa red de escenarios deportivos, dotamos a la ciudad de cámaras de seguridad gracias a sus gestiones en Bogotá para instalar un sistema moderno, construimos la estación de policía de San Cayetano con recursos de Fosecon, habrá que decir que la DPS le dio atenciones especialísimas a Manizales a través de la doctora Susana Correa gracias a las gestiones del doctor Mario Castaño. Le quiero contar que tenemos la más completa placa huella por las gestiones del doctor Castaño para el acceso del municipio a los recursos. Si Mario fue el hombre que más le ayudó a Manizales durante el ejercicio de mi alcaldía, no hay motivo para cambiar de estrategia. Las cosas buenas no se cambian y, más bien, se fortalecen o mejoran. La verdad es que con el senador Castaño solo tengo sentimientos de gratitud y agradecimiento.

¿Siguen por buen camino sus relaciones con la exsenadora Adriana Gutiérrez?

Claro que tengo excelentes relaciones con la doctora Adriana Gutiérrez, una mujer altamente respetable, trabajadora, comprometida, una mujer que tuve la oportunidad de conocerla ejerciendo yo como alcalde, y ella, que había sido mi competidora, fue la primera persona que me llamó a decirme «usted es el alcalde, yo lo reconozco y acepto». Eso me demostró la gallardía y las condiciones personales de la doctora Adriana de quien solo tengo palabras de respeto para ella y a quien admiro y profeso gran cariño y aprecio. Las relaciones con la doctora Adriana son las mejores y espero que este departamento tenga durante muchos años una líder de esas condiciones.